La sobrecarga de trabajo está presente en prácticamente todos los países del mundo. La importancia que ha tomado la salud mental sobre todo tras la crisis sanitaria, ha hecho que cada vez sea más importante evitar esa sobrecarga de trabajo y garantizar un buen clima laboral en las empresas.

Así, controlar la cantidad de trabajo a la que los empleados se enfrentan día a día y cómo reaccionan ante él toma especial relevancia para alcanzar estos objetivos.

Los departamentos de Recursos Humanos deben disponer de herramientas para detectar la sobrecarga de trabajo en los empleados y de mecanismos para evitarla. Con ello, se logrará mantener y mejorar la productividad de los equipos y la consecución de objetivos.

¿Quieres evitar la sobrecarga de trabajo en tus empleados? ¡Sigue leyendo!

¿Cómo identificar la sobrecarga de trabajo?

Designar un trabajo desproporcionado al empleado puede afectar a su calidad de vida. Sin embargo, existen una serie de señales que nos ayudan a identificar una sobrecarga de trabajo en los empleados. Estas son:

Errores pocos habituales

Cuando un trabajador, con experiencia y que acostumbra a hacer sus tareas bien, empieza a tener fallos “tontos” que antes no tenía, es una señal de sobrecarga de trabajo. Esto, se debe a la dificultad del empleado de concentrarse en su labor y por la dificultad para realizar varias tareas a la vez.

Dificultad para delegar tareas

La sobrecarga de trabajo, normalmente, va ligada a la poca organización. Cuando a un empleado se le carga en exceso, este empieza a agobiarse y a tener dificultad para organizarse. Esto, por lo tanto, le lleva a no saber qué tareas delegar en sus compañeros para que le ayuden puesto que ni él sabe realmente todo lo que tiene que hacer.

La energía cae en picado

El estrés constante y la falta de sueño que causa la ansiedad, producen una pérdida de energía considerable. Esto se hace más visible en los empleados que normalmente están muy activos. Además, la baja energía también se ve en el agotamiento físico del empleado, que además, puede derivar en fatiga crónica.

Quejas por la sobrecarga

El trabajador cree que le faltan medios, que deberían ofrecerle un aumento de sueldo, que sus compañeros deberían colaborar más, etc.

Como consecuencia, se produce un bloqueo que se proyecta en una disminución de la productividad y en mayor dificultad para realizar las tareas diarias. Además, el empleado sentirá una sensación de injusticia.

Más distraídos

La baja energía aumenta con la falta de sueño, y con esto, disminuye la capacidad de los empleados para concentrarse. Así, el empleado que antes no mostraba signos de baja concentración, ahora se mostrará decaído, desmotivado y disperso.

Cambios de humor inesperados

El estrés, la falta de sueño o la ansiedad provocada por la sobrecarga de trabajo pueden provocar en el empleado una irritabilidad que antes no tenía. Estos cambios de humor se deben a su mal estado mental, puesto que el trabajador nota que las tareas le superan. Por otro lado, esta irritabilidad puede provocar conflictos entre los empleados.

Existen muchas señales que pueden alarmar a los líderes y directivos de las empresas de que sus empleados están sufriendo sobrecarga de trabajo. Por eso, lo importante será saber cuáles son y reconocerlas a tiempo en sus equipos.

sobrecarga-trabajo-evitarla_INTERIM-GROUP

¿Qué consecuencias tiene la sobrecarga de trabajo?

La sobrecarga de trabajo tiene efectos negativos para los empleados y para la empresa. La salud de los empleados está en juego cuando hablamos de trabajo excesivo, ya que pueden llegar a tener ansiedad, depresión e incluso problemas cardiovasculares.
Con ello, las consecuencias para la empresa de que los empleados sufran estos efectos también son varias:

  • Deserción laboral. Esto es el abandono voluntario de los empleados del puesto de trabajo. Con ello, la productividad disminuye.
  • Incremento de los costes laborales. Las bajas laborales de los empleados, el absentismo y la deserción, crean un coste extra en la empresa. Esto es porque formar nuevos empleados que se han contratado para cubrir las bajas de los anteriores, retrasará la consecución de objetivos, aumentando el coste.
  • Empleados conflictivos. No gozar de un bienestar laboral porque los empleados están irritables, crea conflictos. Esto, además, generará una reducción de la productividad porque los empleados que no tienen buen entorno, no producen tanto como los que sí.
  • Incumplimiento en las entregas. Que los empleados sufran estrés causado por la sobrecarga laboral bajará su productividad, por lo tanto, no llegarán a tiempo para las entregas de tareas. Esto para la empresa puede traducirse en una bajada de beneficios.
destacado-gestión-talento

¿Quieres aprender a evitar la sobrecarga de trabajo? Descarga nuestra guía totalmente gratuita: Gestión del talento.

¿Cómo evitar la sobrecarga de trabajo?

Si el plan de organización de tareas y responsabilidades no se cumple, lo más probable es que algún empleado empiece a sufrir estrés laboral o burnout. Para prevenir la sobrecarga de trabajo en tu equipo:

1.Pregunta al equipo.

La forma más eficaz, fácil y sencilla de prevenir la sobrecarga de trabajo es preguntando al equipo cómo se sienten con las tareas asignadas. Primero, puedes centrarte en aquellos empleados que veas que dedican muchas horas al trabajo en horario que no procede.

Por otro lado, puedes realizar una encuesta de clima laboral, que además,  te ayudará a ver conflictos o problemas que pueda haber en tu equipo. Todo ello, creará en tu equipo un sentimiento de confianza hacia ti, haciendo ver que estás siendo un buen líder.

2.Da libertad.

Dar autonomía al equipo para que hagan su trabajo en el tiempo que necesiten (sin excederse) les permitirá ir un poco más desahogados. Tendremos en cuenta que los empleados han de tener la libertad para rechazar las reuniones que no sean necesarias para ellos, delegar los trabajos y decir que no, pero explicando el motivo.

3.Gestiona los recursos.

La distribución y gestión eficiente del trabajo en el equipo evitará que algunos de ellos tengan una sobrecarga de trabajo.

Adicionalmente, hacer una buena gestión de los recursos reduce el desorden y la sensación de estrés de los integrantes del equipo. De esta manera, también se hará un reparto equitativo del trabajo.

4.Evita la multitarea.

Aunque el “multitasking” da un plus en los currículums, la verdad es que puede llegar a crear estrés en el empleado que lo practica. En contraposición, centrarse en una tarea exclusivamente durante un periodo de tiempo, disminuye el estrés y aumenta los resultados y la productividad del empleado.

Conclusión

La sobrecarga laboral sigue siendo un problema en la salud mental de los empleados.

Las consecuencias que puede traer a la empresa son serias, por esto, es importante evitarla y prevenirla. Gestionar bien los recursos, empatizando con los empleados, estudiar su desempeño y medir su compromiso, nos ayudará a esquivarla.

¿Necesitas ayuda para atraer y desarrollar el talento en tu empresa?

Desde los servicios de Consultoría de RRHH  y Formación de INTERIM GROUP podemos ayudarte a llevar a tus equipos al siguiente nivel. Pide una cita con nosotros, estaremos encantados de atenderte: