Es bastante común que en las jornadas laborales se creen situaciones incómodas. La convivencia con los compañeros, el estrés o la desmotivación son difíciles de sobrellevar cuando se juntan entre todas. Esto nos puede llevar a tener conflictos laborales.

Los malos entendidos en las empresas suelen ser bastante recurrentes entre los compañeros y son los principales causantes de los conflictos laborales. Así pues, no deben pasarse por alto.

Así, es necesario que el conflicto laboral se prevea, y, de esta manera, anticiparse a él para que no afecte al entorno laboral. Si quieres saber qué es el conflicto laboral y cuáles son las causas por las que aparece, sigue leyendo.

¿Qué es un conflicto laboral?

La definición de “conflicto laboral” se puede entender, sencillamente, como una discrepancia entre miembros de una organización o con la propia organización. Si ampliamos la definición, los conflictos laborales pueden ser conflictos de intereses, choques de caracteres o rudeza entre los compañeros, entre otros. Normalmente, estos conflictos laborales se dan entre personas dentro del ambiente de trabajo, pero pueden ser individuales o grupales. Estas disputas poseen una serie de características:
  • Son inevitables: es prácticamente imposible que no existan desacuerdos entre personas. Sobretodo, en el ámbito empresarial, donde se toman decisiones importantes.
  • Son necesarias: ayudan al crecimiento tanto de los empleados como de la organización.
  • Son potencialmente peligrosas: los conflictos laborales pueden ser útiles o dañinos. Hay que resolverlos a tiempo y de la mejor manera posible para que no pongan en riesgo ni a la empresa ni a los trabajadores implicados.
La responsabilidad sobre la resolución de los conflictos laborales reside en la figura del líder de la organización o del grupo. Por esto, un buen liderazgo (buen líder) evitará los conflictos laborales y el mal clima que esto conlleva. La falta de liderazgo en la organización trae graves problemas. Los trabajadores pueden mostrar su descontento en forma de malestar, desmotivación o miedos. Además, si estos sentimientos se extienden por la empresa pueden llegar malos resultados, objetivos no cumplidos o afectar negativamente a la imagen de la organización.

Si quieres evaluar el liderazgo de mandos intermedios en tu empresa, te invitamos a leer el artículo de nuestro blog: “Liderazgo para mandos intermedios: cómo evaluarlo”.

¿Cuáles son los tipos de conflictos laborales?

Son diversos los motivos por los que se pueden crear los conflictos laborales:

Según las partes implicadas

El conflicto laboral dependiendo de las partes que intervengan en él puede ser:

  • Individuales: estos pueden ser intrapersonales o interpersonales, dependiendo de si el conflicto nace en el interior del empleado, o entre compañeros.
  • Grupales: estos pueden ser intragrupales si es un problema dentro del grupo, intergrupales si es un problema entre distintos departamentos o colectivos si los empleados muestran disconformidad con algunas decisiones tomadas por la gerencia.

Según las causas que lo provoquen

Algunos de los conflictos laborales dependiendo de las causas que los provoquen son:

  • De relación: Suele generarse cuando hay un choque de diferentes personalidades entre dos empleados.
  • De información: Se da por malos entendidos entre los trabajadores o la dirección. Por ejemplo, un rumor o información falsa.
  • De objetivos o de intereses: se producen cuando no hay un consenso sobre las metas y objetivos que tiene que alcanzar la empresa, o porque se anteponen los intereses personales a los de la empresa.

Según su naturaleza

Algunos de los conflictos según sus características intrínsecas son:

  • Contingentes: es un pequeño conflicto que no alcanza a ser grave porque se detecta pronto. Por ejemplo, la falta de recursos para hacer una tarea específica, se detecta justo antes de empezar con la tarea.
  • Desplazados: son problemas menores del que subyace uno más grande. Por ejemplo, cuando hay una disputa constante que no se resuelve a tiempo, como pueden ser dos compañeros que no se llevan bien.
  • Mal atribuidos: estos conflictos se generan cuando ninguna de las partes afectadas lo perciben. Por ejemplo, un rumor que se expande por la empresa sobre una o dos personas y ninguna de las dos lo sabe.

Según sus consecuencias

Los conflictos no siempre son perjudiciales para la empresa. Pueden ser:

  • Funcionales: se llaman así porque se pretende lograr un objetivo para la empresa con la intención de avanzar.
  • Disfuncionales: aquellos conflictos que afectan negativamente a la organización, alejándola de sus objetivos.
conflictos-laborales-en-la-empresa

Descubre en esta webinar cómo resolver conflictos laborales dentro del entorno empresarial en este enlace.

¿Cómo resolverlos?

Sabiendo de dónde vienen las disputas, seremos capaces de prevenir, solucionar y manejarlos lo mejor posible.

¿Sabías que el 20% de las empresas ignora los conflictos entre empleados? Según Noticias de Navarra, esto acarrea graves consecuencias como violencia laboral, bajada de ventas e ingresos o aumento de las bajas y ausentismo laboral.

Si queremos resolver los conflictos laborales lo antes posible, es muy importante que nos anticipemos a ellos y sepamos sus causas. Existen dos tipos de causas, según su origen: derivadas de las diferencias personales y derivadas de los condicionantes de la empresa.

Para la resolución de los conflictos es necesario tanto detectarlos a tiempo como tener un plan de actuación. Dentro del plan de actuación de la empresa, tienen que estar las estrategias para resolver las disputas generadas.

Técnicas para manejar los conflictos laborales

Hay diferentes técnicas que ayudan a manejar los conflictos laborales de una mejor forma:

  1. Hablar con las personas involucradas.
  2. Demostrar imparcialidad.
  3. Identificar puntos de acuerdo y desacuerdo.
  4. Priorizar las áreas de conflicto.
  5. Desarrollar un plan de acción para trabajar en cada conflicto que se genere.

Aunque a veces los conflictos son resueltos por las mismas partes involucradas en él, es importante el papel del líder para ello. El líder ha de encargarse de construir un buen entorno laboral para que se generen menos conflictos disfuncionales. Así, conseguirá que aumente compromiso de los empleados. En consecuencia, también aumentará la productividad del equipo.

De esta manera, es importante tener siempre en mente que el líder o mediador del conflicto apele a la inteligencia emocional, para tener empatía con las partes implicadas y solucionarlo de la mejor manera posible. (inteligencia emocional). La solución siempre aparece tras el análisis y la mediación, por lo que es considerable que se tenga paciencia para ello.

Si quieres formar a tus líderes para que tengan competencias de resolución de conflictos, nosotros te ayudamos. Visita nuestra guía de formación.

Conclusiones

Los conflictos laborales no siempre son perjudiciales para la empresa. Lo más importante es saber gestionarlos y resolverlos lo más pronto posible para que no se conviertan en conflictos mucho más grandes. Es importante, por esto, formar a los líderes de las organizaciones y equipos para que sean capaces de solucionar las disputas que se creen.

Aprovecha tu crédito de formación bonificada

En INTERIM GROUP | Formación ofrecemos formación bonificable y a medida para empresas. Además nos encargamos de toda la gestión de la bonificación. Consulta con nosotros, estaremos encantados de atenderte:

Pin It on Pinterest