Seguro que alguna vez has sentido que el trabajo te desborda, te agota, te crea ansiedad e incluso te enfada. Si estos síntomas te han aparecido y se han presentado durante un periodo de tiempo considerable, hablamos del síndrome de burnout.

Burnout” es un concepto que procede de la expresión “estar quemado”. Esto, refiriéndose al ambiente laboral, se dice cuando un trabajador tiene desgaste profesional y se refleja mediante, por ejemplo, cansancio mental y emocional.

En este artículo te explicamos la definición de burnout y cómo este síndrome afecta a la empresa y a su productividad y beneficios.

Síndrome de Burnout: ¿cuál es su significado?

El síndrome de Burnout es un estado de agotamiento mental, emocional y físico proveniente del agobio, estrés crónico o insatisfacción laboral.

Este término fue acuñado por el psicólogo estadounidense H.B. Bradley. El concepto empezó a popularizarse a partir de los 70 y 80 pero, en 1986, las psicólogas C. Maslach y S. Jackson, crearon la definición de burnout como “síndrome de cansancio emocional, despersonalización, y menor realización personal”.

Los empleados que sufren estos síntomas viven en un círculo vicioso de estrés y ansiedad. Dentro del ambiente laboral influyen muchas causas, pero cuanta mayor satisfacción exista en otros aspectos de la vida del individuo, menor probabilidad tendrá de sufrir el burnout.
Otros síntomas del burnout son:

  • Psicosomáticos: malestar general, fatiga crónica, alteraciones en los sistemas del organismo, dolores de cabeza, insomnio, pérdida de peso, etc.
  • Conductuales: absentismo laboral, abuso de medicación, , cambios de humor, incapacidad de concentración, etc.
  • Emocionales: agotamiento emocional, distanciamiento afectivo, ansiedad, culpabilidad, etc.
  • Actitudinales: apatía, cinismo e ironía a los clientes.
  • Sociales y de relaciones interpersonales: actitud negativa hacia la vida, aumento de los problemas de la pareja, familiares y amigos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció en 2019 el burnout como enfermedad. Ésta se ha incluido en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos, que entró en vigor el 1 de enero de 2022.

Según la CIE-11, la definición del síndrome de burnout es “el resultado del estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito. Caracterizado por tres dimensiones: falta de energía o agotamiento, sentimientos negativos hacia el trabajo y sensación de ineficacia.”

Así, como significado y definición final de burnout podemos decir que es el sentimiento de desapego, de agotamiento, de estrés y de ansiedad que surge con la incomodidad en un trabajo.

¿Cuáles son las causas del Síndrome de Burnout?

El síndrome de burnout puede surgir después de un largo período de tiempo. El principal detonante para esto es el entorno laboral y las condiciones de trabajo.

Tras estar en continua exposición al estrés, mucha carga de trabajo o poca libertad, el síndrome empieza a cobrar forma.

Si bien todas las causas que lo crean, no están del todo determinadas, existen algunos factores de riesgo:

  1. La organización. Por ejemplo, la inexistencia de organización y, con esto, la falta de tiempo para realizar tareas. Que haya compañeros de baja y no se contemple cubrirlos, también eleva los niveles de estrés y todo ello, a la larga, puede generar el burnout.
  2. Expectativas personales. Cuando los trabajadores tienen unas expectativas laborales que no se ajustan a la realidad, hacen que la adaptación al puesto de trabajo cueste más. Sin embargo, si las expectativas no llegan a cumplirse, el empleado puede sentirse apático, ansioso o triste.
  3. Características personales. Las personas conformistas, dependientes, con baja autoestima y muy perfeccionistas tienen más probabilidades de sufrir el síndrome del burnout si se enfrentan a situaciones estresantes si no gestionan de manera correcta estos rasgos de personalidad.

Todo esto puede desencadenar en una serie de síntomas que afectan tanto personal como laboralmente a la persona. Tras empezar a no sentirse bien con su trabajo, se evidencia una falta de compromiso por su parte. Si estos síntomas no se consiguen detectar a tiempo, es muy probable que el empleado acabe presentando el síndrome de burnout.

Prevención

La prevención del desgaste laboral del empleado debe empezar desde la organización. La empresa debe tener un tipo de liderazgo que permita tanto evaluar a sus empleados como adaptarse a ellos en caso de sobrecarga de trabajo.

Mejorando la organización y con las herramientas necesarias para que el empleado pueda ejecutar su trabajo de la mejor manera, los niveles de estrés se reducirán notablemente.

Por otro lado, con la comunicación asertiva, el empleado puede tener la “confianza” suficiente para presentarle al líder su situación. Es importante en este punto, que el líder haga uso de su inteligencia emocional y apoye al trabajador.

También es recomendable que los empleados no tengan unas expectativas demasiado altas del trabajo. Se debe buscar un punto intermedio que pueda ajustarse a la realidad y tomarse las situaciones como oportunidades para aprender.

¿Quieres conocer las causas más habituales de la Fuga de Talento? En el artículo de nuestro blog encontrarás más información sobre la Fuga de Talento: causas, consecuencias y soluciones.

¿Cuáles son las fases del burnout?

El síndrome de burnout se desenvuelve poco a poco. Aunque a veces no nos damos cuenta, presenta una serie de fases previas al diagnóstico.

Teniendo en cuenta la definición de burnout como «estar quemado«, es importante trabajarlo con la dirección de la organización, ya que ellos son los que configuran la cultura y las metas de la empresa.

Las diferentes fases por las que pasa un empleado son las siguientes:

  1. Fase inicial o entusiasmo. Esta fase se experimenta ante el nuevo puesto de trabajo ya que se tienen expectativas positivas. Aquí no importa si se alarga la jornada laboral, ya que se está motivado y con ganas.
  2. Fase de estancamiento. Durante este ciclo, el empleado sigue estando ilusionado, pero al existir un desequilibrio entre la demanda y los recursos ofrecidos, aparecen las situaciones de estrés. Dentro de esta fase hay diferentes etapas: se trabajan más horas sin cobrarlas, va disminuyendo el compromiso, empieza a perderse la ilusión y, por último, aparece la inseguridad.
  3. Fase de frustración. En esta etapa cualquier cosa irrita al empleado, creando conflictos en el grupo de trabajo. Aparecen sentimientos de irritabilidad, ansiedad y fatiga.
  4. Fase de apatía. Se manifiestan cambios actitudinales y conductuales, poniendo espacio entre el trabajo y el individuo y tratando con frialdad a los compañeros.
  5. Fase de desesperación. Aquí ya aparecen los sentimientos de fracaso, vacío, soledad, insensibilización con el trabajo y actitudes negativas.

Además de síntomas psíquicos, el síndrome de burnout también produce síntomas físicos como el agotamiento.

 

burnout-definicion-fases_INTERIM-GROUP

 

Conclusión

Sabiendo ya la definición de burnout, entendemos que sus consecuencias son nocivas tanto para el empleado que lo padece como para la empresa. Es importante, en este sentido, prevenirlo y evitarlo, identificando tanto sus causas como sus fases. No hay que negar la situación en ningún momento, si no aceptarla e intentar solucionarlo de la manera más rápida y eficaz posible.

Aprovecha tu crédito de formación bonificada

En INTERIM GROUP | Formación ofrecemos formación bonificable y a medida para empresas. Además nos encargamos de toda la gestión de la bonificación. Consulta con nosotros, estaremos encantados de atenderte:

Pin It on Pinterest