Liderar es una palabra que se ha vuelto parte indispensable del discurso empresarial. Tras la pandemia, el liderazgo en las organizaciones ha cobrado relevancia por su capacidad para impactar positivamente en el compromiso de los empleados y el alcance de objetivos. lo primordial en los tiempos postpandemia es ser un buen líder.

Aunque existen diferentes tipos de liderazgo empresarial,  el buen liderazgo es imprescindible.

Un buen líder debe fomentar la creatividad de las personas, debe empoderar a sus trabajadores, darles voto e importancia y, sobre todo, debe motivarles. Para tener éxito en el liderazgo hay que ser empático, responsable y comunicativo, entre otras muchas características.

¿No sabes cómo lidera un buen líder? ¿Tampoco sabes qué características debe tener un buen líder? Sigue leyendo para encontrar las respuestas a todas tus preguntas sobre cómo ser un buen líder.

¿Cómo ser un buen líder?

Los directivos y mandos intermedios de las organizaciones se han enfrentado (y se siguen enfrentando) al reto de dejar de ser jefes para empezar a ser líderes. Según Fred Kofman, vicepresidente y asesor de desarrollo de liderazgo en Google, en su libro Metamanagement expresa que:

  1. Dirigir es algo que va en el funcionamiento habitual de la organización, es decir, a corto plazo, en cambio,
  2. Liderar se enmarca más en lo estratégico, en la evolución a medio-largo plazo.

Inés Caralt, psicóloga, coach y formadora, nos explica cinco diferencias entre dirigir y liderar en su artículo de LinkedIn:

  • Dirigiendo das órdenes. Liderando inspiras.
  • El liderazgo siempre tiene en cuenta la misión y los valores de la organización.
  • El líder se centra más en el proceso que en el resultado final. El directivo no.
  • El líder no se ciñe a las funciones y puestos de trabajo, si no que fomenta el desarrollo continuo.
  • El líder distribuye la responsabilidad de los objetivos conseguidos.

Un buen líder tiene que ser capaz de aceptar y corregir sus propios errores para ayudar a los compañeros a hacerlo con los suyos. Además, el buen líder ha de desarrollar la inteligencia emocional empresarial para percibir las emociones de los miembros del equipo y ayudarles a gestionarlas.

Liderar se basa en una serie de aptitudes con las que no se nace, se hacen, se aprenden y se desarrollan a lo largo del tiempo. Aunque hay personas que tienen más vocación para convertirse en líderes, y otras que sí que necesitan adquirir más aptitudes. Un buen líder va más allá de dar instrucciones y de dirigir proyectos. Un buen líder se encarga de guiar al grupo, de influir sobre sus miembros y de motivarles durante el proceso.

¿Quieres tener unos líderes bien formados? Descarga nuestro ebook gratuito: Detectar necesidadies de formación y vuela hacia el éxito.

¿Qué debe tener un buen líder?

El liderazgo distingue a las personas que son capaces de influir, motivar y organizar acciones para lograr objetivos. Habitualmente, pensamos en la figura del líder dentro del entorno laboral, pero se puede presentar en cualquier ámbito de la vida. Una persona que tiene responsabilidades y que tiene uno o más equipos a su cargo, no tiene por qué ser un buen líder.

Con un buen liderazgo en las organizaciones las ayuda a atraer y retener el talento, creando de esta manera, un compromiso entre los trabajadores y la empresa. Esto tiene beneficios recíprocos. El empleado cumple y está motivado y, por otra parte, el líder, tiene la tranquilidad de que los objetivos están siendo cumplidos, y sus empleados no abandonarán la empresa.

Un buen líder, entonces, tiene que tener una serie de habilidades clave:

Capacidad de comunicación

Esta habilidad es muy importante a la hora de liderar. La comunicación debe ser bilateral, es decir, un buen líder no solo comunicará ideas, tareas u objetivos. También debe saber escuchar y ser capaz de mantener una conversación fluida con su equipo.

La falta de comunicación puede convertirse en una falta de organización por parte del líder. Es importante también comunicar de manera eficaz y asertiva y, por supuesto, de manera transparente. Los equipos deben saber en todo momento qué está pasando.

Confianza en uno mismo y autocrítica

Sin transmitir seguridad en uno mismo, un líder no podrá hacer bien su trabajo. Con falta de confianza, los demás verán en ti a alguien en quien no pueden confiar y se perderá la cohesión del equipo. La confianza y seguridad en uno mismo, no puede impedir que hagas autocrítica.

Es muy importante reconocer antes tus errores que reconocer los de los demás.
Tener confianza en uno mismo, no significa tener todas las respuestas. Un buen líder es consciente de que tiene que confiar en el criterio de personas más especializadas que él en ciertas materias. Sabrá delegar y asesorarse con humildad para aportar la mejor solución al equipo.

Inteligencia emocional

Saber reconocer y gestionar las emociones es necesario a la hora de liderar. Demostrar empatía con los compañeros es básico para que ellos confíen en ti y sigan tus palabras.

Analizar el impacto de las palabras a la hora de comunicarse, ayuda a que la confianza de los trabajadores vaya en aumento. Ser proactivo también ayudará a que los empleados no dejen de confiar en el líder.

Influencia

Hay que influir, pero hay que hacerlo bien. Los empleados han de notar que un líder es optimista incluso frente a las adversidades. El buen líder tiene que influir a través del carisma y los valores. De esta manera, los empleados sentirán que quieren seguirte, en vez de sentir que “tienen” que hacerlo.

Visión

Un buen líder ha de conocer los objetivos a los que se enfrenta el equipo y saber recorrer el camino para conseguirlos. Podrá apoyarse en su equipo, y tener en cuenta su punto de vista, para marcar la dirección que han de seguir juntos. Además, deberá comunicar esa visión con entusiasmo y confianza, para que su equipo se contagie de ellas. Un líder, sin visión, nunca será un buen líder.

buen-lider-tener_INTERIM-GROUP

Tips para ser un buen líder

Después de hablar de las características que debe tener un buen líder, con estos 7 tips para serlo, conseguirás todos los objetivos que te propongas con tu equipo:

 

  1. Afronta la realidad. Cuando hay algún inconveniente, haz uso de tu capacidad de reacción rápida, toma el control de la situación, y abórdala de la mejor manera posible.
  2. Define metas comunes. Reúnete con cada departamento para fijar unos objetivos comunes y valorar los resultados en conjunto. Así, lograrás que todos aporten conocimientos y que sean responsables de sus tareas individuales y de las metas comunes.
  3. Practica la comunicación interna. Los empleados deben saber en todo momento acerca de la situación. Mediante reuniones y encuentros periódicos crearás buen ambiente de trabajo y a la vez, mantendrás a los empleados informados. Además, te será más fácil resolver los conflictos que se puedan crear en el equipo.
  4. Define un plan de acción. Definir unos objetivos muy claros y plantear la estrategia es lo primero que se debe realizar. Nombra a un responsable dentro de cada equipo. Después, especifica las acciones a seguir y, por último, establece unos plazos para estas.
  5. Confía en los responsables. ¿Si tú con confías en ellos, crees que ellos confiarán en ti? Si crees que el equipo está preparado, reparte las funciones. Saber delegar es una habilidad imprescindible para ser un buen líder.
  6. El fracaso no es tan malo. Ser optimista es la clave. Tus errores, siendo optimistas, te ayudarán a aprender.
  7. Actúa con ética y valores claros. Sé fiel a la empresa, a su visión, misión y valores. La coordinación de los equipos con los líderes es imprescindible en momentos de crisis.

Conclusiones

Para ser un buen líder hay muchas cualidades que pueden ser innatas, pero también hay otras muchas que se aprenden a lo largo de la vida y la carrera profesional. La importancia de los líderes en las empresas es cada vez mayor.

La falta de liderazgo en las organizaciones afecta directamente a los empleados y, en consecuencia, a la compañía.

Las organizaciones pueden medir y evaluar el liderazgo de sus jefes de equipo para, primero, comprobar que se está siendo efectivo y, segundo, para detectar potencial de mejora.
Un buen líder será la clave para retener y fidelizar el talento clave en las empresas.

Aprovecha tu crédito de formación bonificada

En INTERIM GROUP | Formación ofrecemos formación bonificable y a medida para empresas. Además nos encargamos de toda la gestión de la bonificación. Consulta con nosotros, estaremos encantados de atenderte:

FAQ sobre ser un buen líder

¿Qué es lo que no debe hacer un líder?

Como líder, hay algunas actitudes que se deberían evitar, como las siguientes: desmotivar a los empleados, mostrar favoritismos, no escuchar al equipo, no mostrar empatía, dividir al equipo, no reconocer el trabajo ni inspirar al equipo, entre otros.

¿Cómo piensa y actúa un verdadero líder?

Un verdadero líder se centra en ayudar a los demás a crecer y a conseguir lo que se propongan. Es un ejemplo a seguir para el equipo, y comparte su conocimiento con los demás, mostrándose accesible para su equipo.

¿Qué debe transmitir un líder?

Un buen líder transmite compromiso y entrega al resto del equipo, es una fuente de inspiración para que el equipo alcance su máximo potencial.

¿Cuál es la cualidad más importante de un líder?

Una de las cualidades más importantes para un buen líder es la gestión de sus emociones, lo que le permitirá mantener una actitud serena en todas las acciones que ejecuta, así como transmitirla al equipo.