La estrategia de empowerment ha permitido que la tradicional estructura empresarial piramidal, se convierta en una estructura más flexible y con la participación de todos los empleados de la organización. Este nuevo modelo de gestión laboral se reconoce como un modelo de éxito dentro de las empresas.

El rápido desarrollo del entramado empresarial actual, obliga a cada vez más empresas a “reinventarse o morir”. De esta manera, las organizaciones se ven obligadas a estudiar, analizar y buscar nuevas estrategias que les permitan sobrevivir en un presente en constante cambio.

¿Quieres conocer los beneficios del empowerment y aprender a aplicarlo en tu empresa? Sigue leyendo nuestro artículo y descubre cómo hacerlo.

¿Qué es el empowerment?

El empowerment es una estrategia referida a otorgar o transmitir el poder, autoridad y responsabilidad a los empleados para tomar ellos mismos decisiones. Este enfoque busca fomentar la autonomía y aumentar la confianza tanto en uno mismo como con la empresa. Alejándose, de esta manera, de las estrategias más tradicionales.

La estrategia de empowerment se fundamenta en cuatro principios que consiguen el empoderamiento del equipo:

  • Poder: delegar y otorgar poder y responsabilidades a los empleados en los diferentes niveles de la empresa, es la base para que el empowerment pueda llevarse a cabo.
  • Motivación: reconocer el trabajo bien realizado a tus empleados les otorgará una motivación extra. Además, esta va ligada a la confianza del empleado y al compromiso que desarrolla con la empresa.
  • Desarrollo. Para poder realizar el empowerment, es imprescindible que los empleados estén bien formados, tanto en soft skills como en hard skills. Para ello, realizar formaciones internas que fortalezcan todas sus habilidades, será de gran ayuda.
  • Liderazgo. Es común que los líderes sientan “miedo” a dejar total libertad para la toma de decisiones, por ello, es importante poner ímpetu y confianza en los empleados. Por esto, es necesario que los líderes estén formados, y tengan una visión 360.

Es importante partir con la mentalidad de que aplicar estos principios conlleva su tiempo y esfuerzo, y, tener en cuenta que el empowerment se ha de poner en práctica a diario.

¿Quieres que tus equipos desarrollen todas estas soft-skills? Descárgate nuestro e-book y descubre cómo bonificar tus formaciones.

Beneficios del empowerment

Utilizar esta metodología de trabajo, ofrece grandes beneficios para tu empresa. A continuación, te contamos algunos de los más relevantes:
  1. Mejora el desempeño. Cuando los empleados aumentan el poder y sus responsabilidades, aumentan también su motivación y su compromiso con el trabajo. Esto se traducirá en un aumento de la productividad.
  2. Fomenta la responsabilidad. Otorgar poder y más responsabilidades a los empleados, les ayudará a organizarse mejor y gestionar mejor el tiempo en el trabajo, entre otros.
  3. Fortalece la cultura empresarial. Una cultura empresarial colaborativa y participativa como la que fomenta el empowerment, además de aumentar el trabajo en equipo y la comunicación, también mejorará la reputación de la empresa.
  4. Retención del talento. Como consecuencia del punto anterior y del aumento de la reputación, la retención del talento en nuestra empresa aumentará.
Todo esto, además, también se transforma en un mejor ambiente laboral y un clima organizacional más positivo. Por otra parte, los vínculos entre los líderes y los empleados se fortalecen. Cosa que puede ayudar a reducir los conflictos y a encontrar soluciones a los que ya existen más rápidamente.
que-es-empowerment-beneficios_INTERIM-GROUP

¿Cómo aplicar el empowerment en la empresa?

Para aplicar el empowerment en tu empresa, antes que nada, es imprescindible analizar a nuestros empleados y las jerarquías para asegurarnos de que podemos implantar esta estrategia. Hacer a los empleados responsables e implicarles en esa responsabilidad no es tarea fácil. Una vez nos aseguremos de que los trabajadores están preparados para implantar el empowerment, debemos empezar a desarrollar una serie de técnicas y acciones: 1. Delega responsabilidades. Evidentemente, el primer paso para implantar el empowerment es delegar las responsabilidades. Permitir a los empleados que tomen las decisiones sin la aceptación de un superior. 2. Proporciona feedback. Aunque los líderes no tengan que dar el visto bueno para realizar tareas o tomar decisiones, es importante proporcionar feedback constante a los empleados. Así, podremos reconocer sus logros y ofrecerles algunas sugerencias para mejorar su desempeño. 3. Rota a los empleados. Rotar a los empleados por distintas partes y puestos de la empresa, facilitará la aplicación del empowerment. Pues conocerán los procedimientos internos de la empresa, y, además, podrán ser más empáticos con los compañeros. 4. Practica la escucha activa. Conseguir la confianza de la plantilla y que se impliquen en su trabajo, es más fácil si practicamos la escucha activa. Es decir, escuchar con plena conciencia e interés lo que nos están contando. De esta manera, ante cualquier problema, o preocupación de los empleados, podremos actuar rápidamente.

Conclusión

El empowerment es una estrategia referida a otorgar o transmitir el poder, autoridad y responsabilidad a los empleados para que ellos mismos puedan tomar ciertas decisiones. Esta estrategia se fundamenta en cuatro principios básicos: poder, motivación, desarrollo y liderazgo. El empowerment tiene también beneficios para la empresa como que mejora la retención del talento o que fomenta la responsabilidad de los empleados.  

Aprovecha tu crédito de formación bonificada

En INTERIM GROUP | Formación ofrecemos formación bonificable y a medida para empresas. Además nos encargamos de toda la gestión de la bonificación. Consulta con nosotros, estaremos encantados de atenderte: