Hoy en día, la falta de liderazgo es un problema que afecta a numerosas empresas pertenecientes a todos los sectores. Saber liderar equipos no es tarea fácil y una mala gestión en este sentido puede suponer graves consecuencias para la compañía. Desde pérdidas económicas hasta pérdidas de prestigio y, lo que es aún peor, pérdidas de personal cualificado.

¿Notas que algo va mal en tu empresa? ¿Crees que tus mandos intermedios no están preparados para liderar equipos? Si este es tu caso, sigue leyendo nuestro artículo. Hablamos sobre las consecuencias de no contar con líderes preparados y capaces de sacar lo mejor de cada uno de los miembros de su equipo. Te contamos cómo podemos ayudarte a poner fin a este problema.

La importancia de detectar la falta de liderazgo

¿Por qué los equipos necesitan líderes a la altura? Porque los profesionales son el bien más preciado de cualquier empresa y, por tanto, deben ser tratados y cuidados como tal. Un buen líder es capaz de guiar, influir, motivar y desarrollar a su equipo, garantizando un compromiso bilateral que se traduzca en un alto rendimiento.

Saber gestionar trabajadores no solo es beneficioso para ellos mismos, sino que también supone grandes ventajas para la organización. Los equipos bien liderados consiguen un alto nivel de rendimiento, aumentando y mejorando el ambiente laboral.

Para conseguir una motivación general del grupo, el líder hace uso de determinadas herramientas y habilidades directivas, haciendo que todos los integrantes se sientan parte del proyecto. – La Vanguardia

Ahora bien… ¿Cómo puede conseguir un líder convertirse en un buen líder? Las habilidades del liderazgo, aunque algunas de ellas pueden ser innatas en las persona, también pueden desarrollarse. Es decir, la formación es la llave que abrirá la puerta al liderazgo efectivo y eficaz a la hora de gestionar talento de forma adecuada.

Cuando existe falta de liderazgo en una organización, es muy probable que sus mandos intermedios no estén lo suficientemente formados. En este caso, no tendrán las herramientas necesarias para poder potenciar todas esas habilidades y aptitudes necesarias, como la comunicación, la innovación, la inteligencia emocional, el compromiso…

 

¿Te gustaría evaluar el liderazgo de tus mandos intermedios?

Descarga nuestro cuestionario de evaluación de liderazgo para descubrir el potencial de los líderes de tu empresa. ¡SÍ, QUIERO DESCARGARLO!

3 consecuencias negativas de la falta de liderazgo

Las consecuencias de un mal liderazgo por parte de los mandos intermedios dentro de cualquier empresa son correlativas. Es decir, a raíz de un bajo nivel de compromiso, van a surgir una serie de problemas que afectan a la empresa. Tanto a la productividad y desempeño de la organización en general, como al clima laboral en el que los trabajadores deberán desempeñar sus tareas día tras día. Estas 3 graves consecuencias son:

1. Falta de compromiso en los equipos

Una de las más graves consecuencias de un mal liderazgo es que los empleados pierdan el sentido de pertenencia con su trabajo y su empresa. Este hecho es peligroso para la organización. Cuando los profesionales no están alineados con los valores y objetivos de la misma, pierden el interés por el éxito y crecimiento de la marca. Es decir, los equipos no sienten como propios los objetivos y se limitan a cumplir con su jornada laboral para poder obtener una recompensa económica.

Esta situación puede agravarse aún más cuando esta falta de compromiso favorece la fuga de talento. Dicho de otro modo, la marcha de trabajadores que no poseen ningún vínculo afectivo con su empresa y que, por tanto, no tienen ningún problema en abandonarla. Esto ocurre cuando sienten que su trabajo no es valorado y marchan de su empresa en busca de otra compañía que les ofrezca mejores condiciones laborales y donde sentir que su trabajo merece la pena. En consecuencia, se eleva el índice de rotación. Es decir, la frecuencia con la que los profesionales abandonan la empresa y deben ser reemplazados será cada vez mayor.

2. Baja productividad provocaba por la falta de liderazgo

A raíz de esa perjudicial falta de compromiso laboral, surgen otros problemas como el descenso inmediato de la productividad. Es muy importante que los trabajadores de una empresa tengan muy claras cuáles son las funciones correspondientes a su puesto. Además de cómo llevarlas a cabo y qué importancia tienen en relación a los objetivos generales de la empresa. En este sentido, si un empleado no está comprometido con su trabajo y no siente que sus tareas tengan sentido dentro de la estrategia empresarial global, es probable que su desempeño disminuya.

Además, en la mayoría de los casos en que existe una falta de liderazgo por parte de los mandos intermedios, se establecen objetivos inalcanzables. Esta mala organización, junto con el desinterés y la desmotivación de los equipos, se van a traducir en la no consecuencia de los objetivos, agravando así la frustración e infelicidad de los empleados.

3. Mal clima laboral

La frustración provocada por ese bajo rendimiento que, a su vez, deriva de la falta de compromiso por parte de los trabajadores, desencadena, en última instancia, en un clima laboral desagradable para los equipos. Como bien nos cuentan en QuestionPro: la calidad del clima laboral influye directamente con la satisfacción de los trabajadores y con ello mejora notablemente la productividad.

En definitiva, un ambiente laboral sano y agradable es imprescindible para que un empleado pueda enfrentarse a los nuevos retos que surgen cada día y desarrollar las funciones propias de su puesto de trabajo de forma productiva. Si la relación entre compañeros y con los superiores no es buena, repercutirá en la comunicación y surgirán malentendidos, conflictos internos y errores imposibles de solucionar. Sin embargo, sentirse a gusto en el lugar de trabajo ayudará a los equipos a trabajar unidos, a motivarse, a sentirse parte de la compañía y a esforzarse para hacerla crecer.

falta-liderazgo-consecuencias_INTERIM_GROUP

Conclusión

La falta de liderazgo desencadena una serie de problemas graves para las empresas que debemos evitar a toda costa. La falta de compromiso de los equipos es una de las consecuencias más perjudiciales de contar con líderes que no están preparados para gestionar a sus equipos de profesionales. Ninguna empresa puede permitirse trabajar con empleados desmotivados, poco productivos, con el miedo de que estos decidan abandonarla en cualquier momento.

Es por ello que, conocer cuál es el nivel de engagement, o compromiso laboral, de los empleados respecto a la empresa en la que trabajan, es fundamental hoy en día. No podemos dar soluciones si no conocemos el por qué del problema. Medir el engagement significa detectar las carencias y puntos clave que debemos trabajar para poder mejorar, por un lado, el liderazgo de los mandos intermedios y, por otro, el rendimiento y bienestar de los equipos.

¿Necesitas medir y mejorar el Engagement de tus equipos?

Desde INTERIM GROUP podemos ayudarte a implantar un innovador sistema digital para medir y mejorar el compromiso de tus empleados. Pide una cita con nosotros, estaremos encantados de atenderte.

Pin It on Pinterest

Share This