Actualmente, uno de los desafíos más importantes a los que se enfrentan las empresas es, sin duda, deshacerse de la baja productividad de los equipos. ¿Cuándo sabemos que nuestro equipo no está siendo productivo? Un equipo no es productivo cuando no llega a cumplir los objetivos de producción establecidos. Esto hace que no se consiga la rentabilidad esperada por parte de la empresa. 

Enfrentarse a este problema y conocer las claves para poder solucionarlo no es tarea fácil y, en la mayoría de los casos, los directivos no saben cómo afrontarlo. Sin embargo, es indiscutible que toda compañía necesita que sus trabajadores y equipos sean lo más productivos posible. Esto es fundamental para obtener beneficios. Además, supone que la empresa se convierta en un referente dentro de su sector, transmitiendo confianza a clientes y trabajadores. Y, lo más importante, adquiriendo la capacidad de atraer a nuevos talentos que quieran formar parte de la plantilla de esa exitosa compañía.

El problema surge cuando se confunde la productividad con una mayor carga de trabajo. La idea no es dedicar más tiempo para producir más, sino todo lo contrario. Se trata de conseguir optimizar el tiempo y los recursos, evitando que el trabajador se sature de trabajo. Hemos conseguir que sea capaz de cumplir sus objetivos sin necesidad de dedicarle más tiempo del necesario a cada una de sus tareas. 

Errores frecuentes que favorecen la baja productividad

Para  hacer frente a la falta de productividad la única opción es realizar un análisis de la realidad, mirando hacia dentro de la empresa. De esta manera, detectaremos los fallos que se están cometiendo y que desencadenan esta situación. Estos errores pueden ser de carácter administrativo o pueden derivar de unos equipos poco eficientes. También, pueden venir de la falta de profesionalidad en la gerencia o en la gestión del personal. Por tanto, para desarrollar un plan de mejora que nos ayude a conseguir un alto rendimiento, debemos observar qué estamos haciendo, en qué estamos fallando y qué podemos mejorar. Estos son algunos de los errores más frecuentes que, en la mayoría de las empresas, pueden causar la baja productividad de un equipo:

Establecer metas inalcanzables.

Cuando un trabajador se encuentra frente a un exceso de tareas que realizar durante la jornada laboral es imposible que pueda concentrar su energía y esfuerzos en llevar a cabo todas ellas de manera eficaz. Esto ocurre especialmente cuando se trata de tareas repetitivas y monótonas. También, puede darse el caso de que la empresa establezca objetivos demasiado ambiciosos, imposibles de alcanzar con las herramientas y el tiempo establecidos para ello. Aquí se produce una pérdida de calidad en el trabajo y la posibilidad de cometer un mayor número de errores. Además, esta exigencia puede causar problemas de salud al trabajador, como estrés, ansiedad o burnout.

Mala comunicación.

Que el equipo directivo no se comunique con el resto de miembros de la plantilla puede suponer una descoordinación entre departamentos y equipos que, por supuesto, perjudicará la productividad de la empresa. Establecer y fomentar vías de comunicación entre jefes y empleados, donde pueda fluir la información, supondrá beneficios a ambas partes. La falta de comunicación supone, a su vez, la falta de la información y los datos necesarios para trabajar productivamente.

Falta de liderazgo.

Deriva en problemas de gestión y organización, que llevarán a dar directrices imprecisas e ineficaces, provocando en los empleados sensación de incertidumbre y desconfianza. Esto puede ocurrir cuando los mandos intermedios no son conocedores de las funciones que debe desempeñar cada miembro del equipo. También puede ocurrir cuando los jefes no cuentan con las habilidades y formación necesarias para liderar al equipo.

¿Quieres desarrollar el liderazgo en tu organización?

Te contamos todo lo que necesitas saber en nuestro artículo: Habilidades de liderazgo y ejemplos de formación para líderes

No invertir en formación.

No reconocer la importancia de adquirir nuevas habilidades y tener opción de prosperar y es un craso error. Por otro lado, la falta de la formación adecuada de los empleados puede impedir desempeñar sus funciones de manera productiva, ya que no cuentan con los conocimientos o experiencia suficientes para hacerlo. Formar a tus empleados es  una inversión de futuro para la empresa.

Poca flexibilidad.

Las jornadas laborales demasiado largas y con una excesiva carga de trabajo, generan malestar laboral en los empleados, provocando un descenso de su productividad. Deberíamos ser capaces de encontrar y establecer un equilibrio entre los intereses del trabajador y los de la empresa. Esto puede conseguirse facilitando la conciliación de la vida laboral con la personal, mejorando  la calidad de vida de las personas y su bienestar laboral. 

Falta de personal cualificado en el equipo.

Esto se debe a un proceso de selección o reclutamiento poco acertados. Por muchas personas que tengamos en nuestra plantilla, si sus perfiles no son los adecuados para el puesto de trabajo que poseen, no conseguiremos que el equipo sea productivo. Un proceso de selección cuidado y eficaz es básico a la hora de formar equipos profesionales competentes y adecuados a las necesidades de cada empresa.

Desactualización.

El rechazo a la digitalización o una mala implementación de las nuevas tecnologías pueden contribuir en el bajo rendimiento de una empresa. No puedes permitirte quedarte atrás, anclado en el pasado y utilizando herramientas y metodologías de trabajo obsoletas. Hoy en día, hay herramientas que automatizan muchos de los procesos con la máxima eficiencia.  

baja-productividad-causas_INTERIM-GROUP(2)

Por qué es importante evitar el descenso de la productividad

La falta de productividad es un problema al que se enfrentan numerosas empresas hoy en día, sin importar el sector al que pertenezcan o su localización. Este déficit de productividad tiene riesgos y consecuencias realmente graves para la empresa: desde pérdidas económicas, retrasos y errores en la producción, incumplimiento de objetivos o la fuga de su talento humano a otras compañías. Actualmente, en España, se ha calculado que la pérdida económica anual que deriva de la baja productividad puede llegar a alcanzar los 35.000 millones de euros.
Un estudio realizado en Estados Unidos, afirma que implantar programas de bienestar laboral dentro de las empresas puede suponerles un ahorro de entre un 25% y un 30% de sus gastos médicos, pudiendo aumentar hasta un 10% la productividad y el desempeño de los trabajadores, según TEC review.
Aunque el concepto de productividad pueda malentenderse en numerosas ocasiones, es imprescindible entender que el éxito de una empresa no está en el número de horas que trabajan sus empleados, sino en que las horas trabajadas y dedicadas a una determinada tarea sean lo más rentable posible.

Soluciones que aumentarán la productividad de tu equipo

1. Cultura de empresa orientada al desarrollo.

Demostrar que existe una preocupación por los trabajadores de la empresa siempre es algo positivo para hacerles sentir más integrados en la compañía. Debemos conocer qué funciones realiza cada uno y cuáles son sus necesidades al respecto. Así, podremos ofréceles las herramientas y formación que necesitan, creando planes de desarrollo de talento adecuados a cada uno de los empleados.

Aumenta la productividad mediante el Desarrollo del Talento

Descubre cómo mejorar el rendimiento de tus equipos en nuestro artículo: Plan de Carrera y Retribución para el Desarrollo de Talento

2. Definición de las necesidades de la empresa.

Establecer claramente los objetivos de la compañía ayudará a saber qué cualidades ha de tener el personal que necesitas incorporar a tu plantilla. No es posible que un empleado sea productivo si no reúne las características y habilidades necesarias para desempeñar sus funciones. De este modo evitarás problemas como la fuga de talento, el desinterés o la desmotivación.

3. Transformación digital.

Hoy en día, es importante hacer uso de herramientas tecnológicas que faciliten el trabajo y la transmisión de información para que todo fluya mejor. Este tipo de herramientas automatizarán procesos y nos ayudarán a cometer menos errores administrativos. Es decir, conseguirán que el equipo trabaje de manera más productiva y eficaz.

En el blog de Cámara Valencia nos cuentan cómo las herramientas TIC mejorarán la colaboración y la eficiencia de los empleados y cuáles están a nuestro alcance.

4. Innovar.

Los cambios muchas veces dan miedo pero, realizarlos de manera progresiva, para revisar y rediseñar metodologías y estrategias más acordes a la situación actual, es un acierto. El mercado es muy competitivo y se actualiza constantemente, no podemos quedarnos atrás o anticuados si queremos mantener nuestra productividad.

5. Aprender de los errores.

Es necesario realizar análisis para conocer qué está ocurriendo a nivel interno y detectar errores.

Como bien nos dice Marc Bolufer: «Un buen líder ha de tomar consciencia de los errores propios y responsabilidad sobre las acciones de mejora«. No sirve de nada culpabilizar a otros sin tomar medidas al respecto que puedan mejorar la situación para evitar que se sigan cometiendo los mismos fallos.

6. Hacer felices a los empleados.

La felicidad de los trabajadores es el mejor aliado de la productividad. Las empresas pueden contribuir en la felicidad de sus empleados otorgándoles beneficios sociales, para motivarles y hacer que se sientan más queridos y arropados por la compañía. Por ejemplo, ofreciendo servicios de guardería, comedor dentro de la empresa, flexibilidad de horarios para poder compaginar la visa laboral con la familiar, etc.

baja-productividad-causas_INTERIM-GROUP(2)

Conclusión

El aumento de la productividad es sinónimo de valor, beneficios y calidad:

Valor, porque nuestra empresa mejorará su imagen, de cara a los clientes y también de cara a los empleados; esos trabajadores que se sienten a gusto en sus puestos de trabajo y que son capaces de alcanzar todos los objetivos establecidos porque se sienten parte fundamental de la empresa y están motivados con sus funciones.

Beneficios porque el aumento de la productividad supone una reducción de los costes de contratación de nuevos equipos o los gastos derivados de los atrasos y errores, etc.

Y, por último, calidad. Podremos ofrecer mejores productos y servicios, siempre con la mirada puesta en el futuro, buscando nuevas formas de evolucionar y nuevas metas que alcanzar. No conformarse, buscar alicientes que motiven a los equipos, preocuparse por mejorar y por seguir creciendo siempre un poco más, son claves para una compañía productiva que quiere alcanzar el éxito y mantenerse en él.

¿Necesitas ayuda para atraer y desarrollar el talento en tu empresa?

Desde los servicios de Consultoría de RRHH  y Formación de INTERIM GROUP podemos ayudarte a llevar a tus equipos al siguiente nivel. Pide una cita con nosotros, estaremos encantados de atenderte:

Pin It on Pinterest

Share This