El mundo empresarial se encuentra en constante cambio y desarrollo actualmente. Un cambio y desarrollo cada vez más acelerados debido a las circunstancias económicas y sociales en las que nos encontramos. En este contexto:

«El capital, la tecnología o los procesos operativos de las empresas han demostrado ser condiciones necesarias pero no suficientes para tener éxito en los desafíos a los que se enfrentan las organizaciones. Sin embargo, a menudo se relaciona liderazgo con éxito.« – según un proyecto de evaluación del liderazgo de la Universidad de Salamanca.

De esta afirmación deducimos que el avance de las empresas depende de manera esencial del desempeño de sus líderes y de sus competencias. En este artículo te contaremos cómo evaluar el liderazgo en tu organización y te contaremos todas las ventajas de hacerlo.

Qué es el liderazgo

El liderazgo se define como la capacidad que una persona posee para guiar e influir en los demás, con el objetivo de alcanzar una meta concreta. Se trata, además, de una habilidad que se puede desarrollar, trabajar e incluso aprender.

En la empresa, el liderazgo enmarca esa capacidad de influencia en el contexto de cada organización. Así, un buen líder de equipo sabrá transmitir los valores empresariales de la manera más adecuada, para lograr que sus empleados estén motivados y trabajen por un objetivo común.

La diferencia fundamental entre «líder» y «jefe» es que mientras el segundo dirige de manera autoritaria y unidireccional, el primero es capaz de motivar a sus empleados, atraer su compromiso y contribuir a su desarrollo. Según Bizneo: «Un buen liderazgo empresarial ejerce sus funciones basándose en tres puntos clave: el trabajo en equipo, la motivación y la estructura organizacional.”

Contar con la figura de un buen líder en la empresa ayuda a mejorar el rendimiento de los equipos, el clima laboral y el compromiso de los empleados con la organización.

Podríamos determinar 6 tipos de liderazgo:

Liderazgo natural

Es el que se le atribuye a toda persona que presenta las cualidades esenciales de un líder de manera natural e innata. Estas pueden ser habilidades comunicativas, extroversión, carisma, empatía…

Liderazgo autocrático

Se trata de un tipo de liderazgo unidireccional, donde los subordinados acatan órdenes y el líder mantiene el control de todas las estrategias y dinámicas de trabajo.

Liderazgo carismático

Los líderes carismáticos tienen facilidad para entablar relaciones laborales y atraer a personas de su entorno. Tienen gran capacidad para proyectar sus metas y contagiar su entusiasmo.

Liderazgo democrático

El espíritu de consenso y de participación es el principal rasgo de este tipo de liderazgo. Se trata de personas capaces de escuchar a su equipo y de generar gran motivación, satisfacción y productividad.

Liderazgo “laissez-faire”

En el ámbito de la empresa este tipo de líder es el que “deja hacer” a su equipo, el que da un gran nivel de autonomía y sabe delegar. Este perfil debe centrarse en no descuidar las labores de monitorización del trabajo.

Liderazgo transformacional

Según EAE, este es el tipo de liderazgo más completo y enriquecedor, pues engloba muchas de las habilidades destacadas en otros tipos de liderazgo como: la naturalidad, el carisma, la empatía, la confianza en el equipo o la escucha activa.

Los líderes más adecuados para nuestra organización son los que mejor representen nuestros valores como empresa. Son esos valores los que nos han de guiar a la hora de atraer nuevo y mejor talento, gestionar y desarrollar el potencial presente en nuestros equipos.

liderazgo-mandos-intermedios_evaluar_tipos_INTERIM-GROUP

Por qué es importante contar con liderazgo efectivo en tu organización

El liderazgo efectivo es aquel que reporta directamente beneficios productivos a nuestra empresa. En la figura del líder recae la responsabilidad directa de la consecución de objetivos, pero su desempeño también afecta directamente a:

» Las metodologías de trabajo: cómo de optimizados están los procesos.

» La motivación de los equipos: si existe una buena y fluida comunicación, si se da el reconocimiento oportuno, si se consiguen los objetivos…

» El bienestar laboral: que haya buen ambiente de trabajo, compañerismo, seguridad, espacio para la opinión y la creatividad…

» La salud de nuestra imagen de marca y marca empleadora: el líder debe saber transmitir una imagen serena y segura de la empresa que se contagie a su equipo.

» Atención y respuesta al cliente: el compromiso de nuestros empleados con la empresa se reflejará directamente en su capacidad de respuesta al cliente.

» Calidad de servicio: un equipo con buenas metodologías de trabajo y un buen ambiente laboral promovido por su responsable, sabrá dar un servicio de mejora calidad, en menos tiempo.

» Rentabilidad: Todo lo anterior se traducirá en beneficios económicos para la empresa que si bien son difíciles de cuantificar a corto plazo, cuando contamos con líderes efectivos en nuestros equipos, nos encontraremos con la oportunidad de aumentar nuestra rentabilidad considerablemente a medio y largo plazo.

Cómo evaluar el liderazgo de tus mandos intermedios

El proceso de evaluación del liderazgo y de su eficacia es uno de los aspectos más difíciles de medir. El proceso sería el siguiente:

liderazgo-mandos-intermedios_evaluar_INTERIM-GROUP

1. Identificar qué consideramos un buen líder:

Identificar qué consideramos un buen líder: sus competencias, habilidades… Identificaremos primero los valores que nuestra empresa quiere y debe transmitir a sus empleados. Posteriormente identificaremos esos valores con habilidades concretas y con competencias capaces de transmitirlos y hacerlos realidad dentro nuestros equipos de trabajo. A partir de aquí, habremos descrito a nuestros líderes ideales y podremos, además, señalar objetivos concretos para cada uno de ellos.

2. Escoger el método de evaluación

Actualmente, el Feedback 360º sigue siendo una de las metodologías más utilizadas por las empresas a la hora de evaluar el desempeño de todos sus empleados. Otro de los métodos más utilizados es la evaluación por objetivos.

Según BIZNEO: “Es oportuno ver la diferencia entre estos dos métodos que se pueden combinar fácilmente: La evaluación 360 mide el método de trabajo (comportamientos, actitudes), el «cómo»; La evaluación por objetivos mide el producto del trabajo (cuánto se ha producido, en cuánto tiempo), el cuánto.”

A la hora de evaluar a nuestros mandos intermedios optaremos por una visión 360º de su estilo de liderazgo, que nos permitirá obtener una retroalimentación de su desempeño y las competencias clave necesarias para cada posición. De esta manera podremos determinar si hay habilidades a mejorar.

Además, el Feedback 360º se realiza a través de medios digitalizados que agregan la gran cantidad de datos obtenida, para darnos una información veraz, objetiva y completa de la situación en la que se encuentra nuestra empresa.

Dentro de esa evaluación 360º podemos optar por diferentes cuestionarios y análisis de situación que nos permitan medir cualidades concretas y detectar necesidades de mejora. Uno de los cuestionarios más conocidos en este sentido es el Multifactor Leadership Questionnaire (MLQ), que es, desde hace más de 2 décadas, uno de los instrumentos más usados para medir el liderazgo en el campo de la psicología de las organizaciones.

¿Quieres probar el MLQ para evaluar a tus líderes?

Descarga nuestro cuestionario de evaluación basado en el MLQ y empieza a descubrir el potencial de los líderes de tu organización. >> ¡SÍ, QUIERO DESCARGARLO!

3. Comunicar los resultados de la evaluación y analizarlos

Lo ideal en este paso es comunicar de manera pertinente los resultados, según la jerarquía del organigrama empresarial. De manera que los directivos tengan una visión global del desempeño de todos sus líderes y, por otro lado, que esos mismos líderes tengan una visión global del estado de su equipo a nivel de compromiso. El primer estrato ayudará a detectar mejoras a escala organizacional, mientras que el segundo aportará información sobre las mejoras a aplicar a nivel departamental y personal.

4. Poner en marcha acciones que mejoren el liderazgo existente.

Tras analizar los resultados se pondrán en marcha acciones de mejora que puede ir desde el Coaching ejecutivo, a formación en habilidades, automatización de procesos, y otras herramientas para potenciar y desarrollar el liderazgo.

5 Ventajas de evaluar y desarrollar el liderazgo en la empresa

Existen numerosas ventajas de tener en cuenta a nuestros líderes y darles lo que necesitan para seguir creciendo en nuestra organización, aquí dejamos las 5 más destacables. ¿Se te ocurre alguna más?
liderazgo-mandos-intermedios_ventajas_INTERIM-GROUP (1)

Conclusión

Contar con liderazgo efectivo en nuestra organización es fundamental para su crecimiento, porque afecta a todos nuestros niveles estratégicos.

La evaluación del mismo y la detección de necesidades de formación y mejora de habilidades clave para un buen liderazgo, serán algo imprescindible para que nuestros mandos intermedios destaquen y nos acompañen en el camino hacia nuestros objetivos empresariales.

Además, estaremos cumpliendo las expectativas de un perfil de talento que siempre busca la excelencia y la formación continua. Un perfil capaz de contagiar su entusiasmo y valores a todos los demás empleados. De esta manera, estaremos fidelizando nuestro recurso más importante a todos los niveles: las personas, su talento y su compromiso.

¿Necesitas ayuda para atraer y desarrollar el talento en tu empresa?

Desde los servicios de Consultoría de RRHH  y Formación de INTERIM GROUP podemos ayudarte a llevar a tus equipos al siguiente nivel. Pide una cita con nosotros, estaremos encantados de atenderte:

Pin It on Pinterest

Share This