Contratar personal adecuado para tu empresa puede convertirse en una tarea muy compleja. No solo a nivel de captación de talento, sino también a nivel administrativo-laboral. A la hora de seleccionar y contratar el talento adecuado para una empresa, existen muchas fuentes de reclutamiento, así como una gran variedad de opciones de contratación.

¿Quieres saber de qué opciones dispones? En este artículo, te explicamos con detalle cómo contratar personal temporal en una empresa. Y cuáles son los diferentes contratos a través de los cuales puede ser contratado un trabajador.

Diferentes tipos de contratos de trabajo

Con la evolución del mercado laboral y las continuas reformas laborales, evolucionan también las modalidades de contratación. Hoy en día, existe un amplio abanico de posibilidades en cuanto a tipos de contratación de personal. A continuación, vamos a conocer cuáles son las diferentes tipologías de contrato existentes y aceptadas por el Ministerio de Trabajo.

Contrato temporal

Este tipo de contrato se caracteriza por tener una duración temporal determinada. Con frecuencia, se utiliza para cubrir proyectos de duración determinada en una empresa. O, también, en momentos de picos de trabajo, en los que se necesita una contratación extra para reforzar la plantilla. Dentro de esta modalidad, podemos encontrar 4 tipos principales de contratos temporales:  

POR OBRA Y SERVICIO

Obra y servicio_INTERIM-GROUP

El objetivo es la contratación de un trabajador para realizar alguna obra o servicio específico dentro de la empresa, pero funcionando de manera autónoma. Por lo que no puede utilizarse para contratar personal destinado a realizar las mismas tareas que otros empleados poseedores de un contrato indefinido. Este contrato es muy utilizado en sectores relacionados con la limpieza, el marketing o la construcción, entre otros.

¿Quieres descubrir cuáles son los perfiles temporales más demandados, según sector?

Te contamos todos los detalles que necesitas saber en nuestro artículo “Perfiles temporales más demandados y el nuevo papel de las ETTs”.

CONTRATO DE TRABAJO EVENTUAL POR CIRCUNSTANCIAS DE PRODUCCIÓN

Eventual_INTERIM-GROUP
Destinado a atender exigencias circunstanciales del mercado, acumulación de tareas o exceso de pedidos. A diferencia del contrato de obra y servicio, este puede realizarse aún tratándose de la actividad normal de la empresa. Es decir, se puede contratar a un trabajador temporal de apoyo, para momentos en los que surjan picos de producción y la empresa no disponga de personal suficiente.  

CONTRATO DE INTERINIDAD

Internidad_INTERIM-GROUP
Este tipo de contrato está destinado a cubrir el puesto de un trabajador que se encuentre de baja o excedencia. También puede realizarse en el caso de un proceso de selección activo, incorporando a alguien de manera temporal, hasta encontrar al candidato adecuado.  

CONTRATO DE RELEVO

Relevo_INTERIM-GROUP
Es el menos común dentro de la categoría de trabajo temporal. Se usa cuando un trabajador se acoge a la jubilación parcial y su jornada se ve reducida, incorporando a otro profesional que cubra esas horas que el empleado ya no trabaja. Esta reducción de jornada debe oscilar entre un mínimo del 25% y un máximo del 67%. O bien, del 80% para casos en los que el trabajador relevista sea contratado a jornada completa mediante un contrato de duración indefinida. Es imprescindible que el nuevo trabajador esté inscrito como desempleado en una Oficina de Empleo o haya concertado, previamente, un contrato de duración determinada con la empresa.

Contrato Indefinido

En este caso, se trata de un contrato estable: con fecha de inicio, pero sin fecha de fin. Sin embargo, este contrato puede rescindir en el caso de que la empresa opte por el despido del trabajador/a. También, el propio trabajador puede decidir que la contratación finalice con una baja voluntaria. En dicho caso, se debería dar un previo aviso de 15 días. Existen diferentes tipos de contratos indefinidos: ordinarios, incentivados y fijos-discontinuos. Pudiendo, todos ellos, celebrarse a jornada completa o parcial. De los contratos indefinidos mencionados, el fijo-discontinuo es, posiblemente, el más común.

En formación

Este tipo de contratación tiene como objetivo introducir a los jóvenes en el mundo laboral, así como enriquecer su formación. ¿Qué requisitos deben cumplirse para hacerlo efectivo?
  • Que el contratado no haya finalizado su formación.
  • La edad del participante debe oscilar entre 16 y 25 años. Aunque no hay límite de edad en el caso de personas con discapacidad, colectivos de exclusión social en empresas de inserción y alumnos de Escuelas-Taller, Casas de Oficio Talleres de Empleo y Programas de Empleo-Formación.
  • La duración del contrato será mínimo de 1 año y máximo de 3 años (mínimo 6 meses por convenio colectivo)
  • La retribución salarial no podrá ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), en proporción al tiempo de trabajo efectivo.
  • Gracias a los contratos de formación, la compañía podrá beneficiarse de ciertas bonificaciones, de la reducción de las cuotas profesionales (100% para empresas de menos de 250 trabajadores y del 75% para empresas de más de 250 trabajadores), así como de la financiación de la formación impartida.
  • En cuanto a los trabajadores, contarán con el 100% de reducción en la cuota del trabajador, total protección social y cualificación profesional.

De prácticas

El objetivo de este contrato es que el contratado ponga en práctica los conocimientos adquiridos durante su formación profesional. Puede realizarse con aquellas personas que posean un título universitario, de formación profesional u otros títulos oficiales y equivalentes. Esto será posible siempre que no hayan pasado más de 5 años desde la obtención del título, o 7 en el caso de que cuente con una discapacidad reconocida (si estos son menores de 30 años no se tendrá en cuenta la fecha). Por tanto, los requisitos que deben cumplirse para poder elegir este tipo de contrato son:
  • El período mínimo de duración será de 6 meses y máximo de 2 años.
  • Siempre se deberá informar al Servicio Público de Empleo Estatal de la creación del contrato, en un plazo máximo de 10 días desde su concertación.
  • Debe ser formalizado por escrito y reflejar la titulación que posea el trabajador, duración del contrato y puesto a desempeñar.
  • La retribución salarial dependerá del convenio colectivo. Pero, en ningún caso, podrá ser inferior al SMI.
  • Las empresas de trabajo temporal también podrán celebrar contratos de trabajo en prácticas.
  • Puede realizarse un contrato en prácticas a jornada parcial, siempre y cuando sean recogidas las horas de trabajo al día, semana y año, además de cómo van a ser distribuidas.
  • Las bonificaciones en la cuota empresarial de la seguridad social podrán disfrutarse según el perfil cada trabajador.

Conclusión

Como hemos visto a lo largo del artículo, las opciones para las empresas a la hora de gestionar y contratar personal son muy variadas. En función de las necesidades de la compañía, deberemos elegir el tipo de contrato que más las satisfaga y mejor se adapte a la situación. En el caso de que estés buscando externalizar RRHH a través de una ETT, desde INTERIM GROUP podemos ayudarte. Sabemos cómo conseguir ese personal que necesitas incorporar a tu plantilla temporalmente, ofreciéndote todas las facilidades para poder despreocuparte y encontrar cuanto antes lo que tu empresa busca.  

¿Necesitas contratar personal a través de una ETT?

En INTERIM AIRE ETT, trabajamos desde hace más de 20 años gestionando personal temporal para empresas de múltiples sectores, en toda España. ¿Te ayudamos a completar tu plantilla?

Pin It on Pinterest