Los tipos de teletrabajo se quedaron en algunas empresas de forma permanente tras el paso de la crisis sanitaria de 2020. Este modelo de trabajo que empezó en 2020 con la finalidad de cuidar la salud de los trabajadores, se ha convertido en un valor añadido en las ofertas y puestos de trabajo.

El teletrabajo, entonces, se ha convertido en una necesidad que cada vez más empresas han ido implantando, en pequeña o gran escala. Además, esta modalidad de trabajo aumenta el compromiso de los empleados con la empresa puesto que crea un vínculo con ellos ya que entienden que la empresa se preocupa por la conciliación y su bienestar.

Existen varios tipos de teletrabajo que las empresas pueden implantar para sus empleados. ¿Quieres descubrirlos y averiguar las ventajas de cada uno de ellos? No te pierdas nuestro artículo.

¿En qué consiste el teletrabajo?

El teletrabajo es una modalidad de trabajo que consiste en desempeñar la actividad laboral desde otro sitio que no sea el lugar de trabajo. Es decir, que el empleado no se encuentre físicamente en la empresa.

Para hacer uso del teletrabajo, es imprescindible que los empleados puedan usar la tecnología y las telecomunicaciones, pues un aparato electrónico como ordenador o tablet y acceso a internet son los que permiten este modelo de trabajo.

Al teletrabajo, también se le conoce como “trabajo en remoto”. La implantación del teletrabajo en las empresas supone un cambio tanto para los líderes y directivos como para los empleados de esta.

Entre otras cosas, el teletrabajo permite a los empleados reducir el estrés laboral y disminuir los gastos de transporte o de dietas. Además, por otra parte, esta modalidad de trabajo les dota de un aumento en la responsabilidad y de la autonomía personal, pues tienen que ser capaces de organizarse para cumplir con los plazos del trabajo.

tipos-teletrabajo-ventajas_INTERIM-GROUP

Tipos de teletrabajo

Aunque cuando pensamos en trabajo en remoto, nos viene a la mente, trabajar íntegramente en casa, existen distintos tipos de teletrabajo:

Trabajo desde casa

Esta modalidad es la más conocida porque durante la crisis sanitaria muchas empresas se vieron obligadas a recurrir a ella. Este tipo de teletrabajo consiste en realizar la actividad laboral desde el domicilio del empleado. Este tipo de modalidad es utilizada por los empleos en los que se trabaja con información, más que en los que se trabaja con tareas manuales.

Teletrabajo en telecentro

En este tipo de teletrabajo, la empresa se encarga de poner a disposición de los trabajadores recursos y espacios para realizar la actividad profesional de estos. De esta manera, los empleados trabajan desde este centro y no lo hacen ni desde su casa ni desde la oficina. Es importante tener en cuenta que estos centros pueden ser centros propios o compartidos, donde varias organizaciones comparten los costes. Este tipo de teletrabajo es buena opción para reducir el desplazamiento hasta la oficina central.

Teletrabajo móvil

El teletrabaja móvil también puede ser conocido como modelo híbrido de trabajo. Tras la pandemia, es el tipo de teletrabajo que más han adoptado las empresas, puesto que no es ni “teletrabajo puro” ni “presencialidad pura”. Consiste en combinar el teletrabajo con el trabajo desde la oficina. Es decir, las empresas otorgan a los empleados unos días (normalmente opcionales) de teletrabajo.

destacado-gestión-talento

¿Quieres saber cómo mejorar el compromiso en tu empresa? Descárgate nuestra guía gratuita sobre Engagement Laboral.

Ventajas de los tipos de teletrabajo

El teletrabajo presenta una serie de ventajas que te presentamos a continuación:

  • Trabajar desde casa permite una comodidad extra para el trabajador, pues no tener que moverse de casa, es un plus para los empleados, ya que pueden ahorrarse también el gasto de transporte y dietas. Además, es un buen método para aplicar la conciliación en tu empresa y ahorrar costes.
  • Poder ofrecer a los empleados otro centro de trabajo que no sea la oficina permite adaptarse mejor a la “vuelta” sin tener que forzar una vuelta a la oficina. En caso de que este centro se encuentre más cerca del domicilio del trabajador que la oficina, es un plus para ellos puesto que ahorran dinero en transporte.
  • El teletrabajo permite también aplicar un horario flexible en la empresa, lo que puede ayudar a aumentar el compromiso con los empleados puesto que no tienen la obligación de conectarse a una hora en concreto.
  • El estrés laboral también puede reducirse gracias al teletrabajo debido a la reducción del tiempo dedicado al desplazamiento del domicilio a la oficina.
  • Tener a los trabajadores motivados y satisfechos gracias al teletrabajo se traducirá en un aumento de la productividad y una reducción del índice de rotación de personal.

Conclusión

El teletrabajo es una modalidad de trabajo que consiste en desempeñar la actividad laboral desde otro sitio que no sea el lugar habitual de trabajo. Existen distintos tipos de teletrabajo: teletrabajo desde casa, teletrabajo en telecentro y teletrabajo móvil. Cada uno de ellos tiene unas características distintas. Estos tipos de teletrabajo tienen unas ventajas como el aumento de la productividad, la disminución del estrés en los empleados y el aumento del compromiso por parte de los trabajadores hacia la empresa.

¿Necesitas medir y mejorar el Engagement de tus equipos?

Desde INTERIM GROUP podemos ayudarte a implantar un innovador sistema digital para medir y mejorar el compromiso de tus empleados.

Pide una cita con nosotros, estaremos encantados de atenderte.