La responsabilidad de resolver conflictos laborales suele recaer, principalmente, sobre los mandos intermedios de las empresas. Porque ellos son quienes están más cerca del equipo, quienes más tiempo pasan con sus empleados. Tanto los empleados como sus líderes trabajan en el mismo lugar y comparten el día a día durante la jornada laboral.

Es en este contexto, surgen problemas laborales desencadenados por múltiples causas. Y estas causas derivan, tanto de condicionantes individuales y personales, como de condicionantes empresariales. El problema viene cuando, desde las organizaciones, somos incapaces de darnos cuenta de que algo va mal. O, aún peor, nos damos cuenta del problema pero no sabemos cuál es la causa.

Por todo ello, es fundamental que las organizaciones sean conscientes de que resolver este tipo de conflictos en el entorno laboral es, prácticamente, una obligación. Esta es la única forma de mantener la productividad, fomentar un buen clima laboral y atraer talento de calidad. A lo largo de este artículo te contamos cómo la formación para empresas puede ayudarte a conseguirlo.

Relación entre formación y resolución de conflictos

Es imprescindible conocer las técnicas adecuadas y desarrollar las habilidades necesarias para gestionar y resolver conflictos laborales de manera satisfactoria. El fin es claro: convertir nuestra empresa en un espacio seguro. Es decir, en un lugar que cuente con un clima laboral excelente y en el que fluya el intercambio de opiniones y la comunicación. El primer paso es elegir y definir qué tipo de acciones formativas son las más adecuadas para nuestra organización. Podemos llegar a alcanzar la excelencia en la resolución de conflictos laborales en cualquier tipo de empresa con ayuda de la formación online o presencial. ¿Por qué? Porque gracias a ella, aprenderemos a detectar el origen del conflicto, conocer cómo surge, por qué y, especialmente, cuál es la solución más adecuada.  

Pasos para resolver conflictos laborales a través de la formación

Relación entre formación y resolución de conflictos

Es imprescindible conocer las técnicas adecuadas y desarrollar las habilidades necesarias para gestionar y resolver conflictos laborales de manera satisfactoria. El fin es claro: convertir nuestra empresa en un espacio seguro. Es decir, en un lugar que cuente con un clima laboral excelente y en el que fluya el intercambio de opiniones y la comunicación.

El primer paso es elegir y definir qué tipo de acciones formativas son las más adecuadas para nuestra organización. Podemos llegar a alcanzar la excelencia en la resolución de conflictos laborales en cualquier tipo de empresa con ayuda de la formación online o presencial. ¿Por qué? Porque gracias a ella, aprenderemos a detectar el origen del conflicto, conocer cómo surge, por qué y, especialmente, cuál es la solución más adecuada.

 

Pasos para resolver conflictos laborales a través de la formación

resolver-conflictos-laborales-pasos_INTERIM_GROUP

1. Formar para prevenir problemas laborales

El estudio Conflict in the Workplace recoge las 8 causas principales por las que suelen generarse conflictos en el entorno laboral. En INTERIM GROUP entendemos que estas puedden ser agrupadas en 2 tipologías, en función de su origen. Por un lado encontramos los problemas que derivan de las diferencias individuales y personales. Y, por otro, los conflictos que tienen que ver con las condiciones propias de la empresa. 

a) Prevenir conflictos por diferencias personales

Las causas derivadas de las diferencias personales entre empleados pueden provocar rumores y malentendidos. Nacen así diferencias en la forma de ver y entender las cosas. Así como los desacuerdos a la hora de realizar tareas conjuntamente, discusiones por alta carga de trabajo, etc.

Para prevenir y evitar estas situaciones, podemos formar a nuestros empleados y líderes intermedios en habilidades clave como:

Empatía y asertividad

Formar en habilidades como la empatía y la asertividad ayudará a los equipos a mejorar su forma de comunicarse. De este modo, será más fácil llegar a entendimiento, sin que surjan nuevos conflictos. Además, serán más productivos y rápidos en sus procesos y tareas.

Gestión del estrés

Formar a nuestros equipos y responsables de departamentos en la gestión del estrés en el trabajo servirá para prevenir situaciones de ansiedad o burn-out. Si tus empleados saben cómo manejar el estrés laboral, mejorará su bienestar psicológico y, por ende, su productividad. 

b) Prevenir conflictos por condiciones propias de la empresa

Las condiciones de la organización pueden llegar a generar problemas relacionados con, por ejemplo, la coordinación entre mandos. Otras causas pueden ser: un reparto desigual de recursos, intrusismo mal entendido entre los trabajadores, discusiones por ausencia de políticas empresariales claras…

Para evitar que todo esto ocurra, podemos incluir en nuestro plan de formación de mandos altos e intermedios acciones formativas específicas. Estas deben servir para trabajar habilidades que transformen desde dentro las condiciones de nuestra empresa. Hablamos de formación en habilidad como:

Comunicación corporativa desde los mandos intermedios

Cada organización debe contar con una identidad corporativa clara y sólida, que refleje su misión, visión y valores. Esta identidad debe ser comunicada a todos los empleados para afianzar el sentido de pertenencia y su compromiso. Es lo que llamamos Employer Branding. 

Definición de roles desde el Departamento de RRHH

En equipos multidisciplinares puede ocurrir que, en el día a día, se vean difuminadas las responsabilidades de cada miembro del equipo. La existencia de una correcta descripción de puestos ayuda a prevenir problemas de asunción de responsabilidades y favorece la cohesión y el respeto entre compañeros.

¿Quieres conocer más ventajas de la formación desde la visión de los RRHH?

Consulta nuestro artículo «6 Ventajas de la formación para empresas en el ámbito de los RRHH.»

2. Formar para detectar conflictos laborales

Si aún esforzándonos por prevenir conflictos laborales, surgen problemas internos, debemos tener la capacidad de detectarlos antes de que deriven en problemas más graves. Para lograrlo, es importante contar con habilidades útiles en su detección y análisis, como:

Inteligencia emocional

La inteligencia emocional otorga a los mandos intermedios la capacidad de entender el estado emocional de cada empleado. Así, podrán saber si alguien tiene problemas con algún compañero o si existe cualquier otro conflicto laboral. También aprenderán a comunicarse mejor con el equipo, transmitiendo los objetivos comunes de manera clara y efectiva. 

Escucha activa

Como líder, saber escuchar activamente permite ser más consciente del mensaje que transmiten los trabajadores. Además, gracias a la escucha activa es más fácil detectar los problemas que pueda tener cualquier miembro del equipo. A su vez, aumenta la rapidez para encontrar una solución que favorezca a todas las partes.

3. Formar para resolver problemas laborales

Formar a nuestros empleados en Técnicas de Resolución de conflictos les permitirá enfrentarse al proceso contando con las herramientas idóneas para conseguir el éxito. Y, no solo eso. Pues también conseguirán convertir una situación a priori “negativa” en una oportunidad de la que aprender y sacar partido.

Las técnicas de resolución de conflictos más efectivas y utilizadas en las empresas son:

Mediación

La empresa se encarga de asignar un responsable para intervenir entre las dos partes del conflicto de manera imparcial. Aquí, el objetivo es conseguir un entorno de diálogo y reflexión entre ambas partes implicadas en el conflicto.

Facilitación

En este caso, la organización no interviene más allá de proponer un pacto entre las dos partes. Este pacto debe realizarse de manera voluntaria, sin presiones y gracias al marco de conciliación que la empresa propone.

Arbitraje

Esta técnica se utiliza cuando los conflictos son graves y severos. El papel de la empresa es escuchar a las dos partes interesadas y prestar atención a sus puntos de vista y solicitudes. Tras ello, es quien decide qué hacer. Siempre teniendo en cuenta qué es lo mejor para los trabajadores, a la vez que para el negocio.

resolver-conflictos-laborales-formacion_INTERIM_GROUP

Conclusión

La formación para empresas es una herramienta clave que permite a las empresas detectar, prevenir y resolver conflictos laborales. Además, un plan de formación desarrollado y aplicado adecuadamente, nos ayudará a aprender a sacar provecho a esas situaciones, en principio desfavorables. Gracias a ello, podremos mejorar y potenciar aspectos esenciales de nuestra organización.

Un plan de formación a medida adaptado a las necesidades y realidad de cada empresa y empleado, será útil, beneficioso y rentable para la organización. ¿Por qué estamos tan seguros de ello? Porque ayudará a mejorar el clima laboral, la imagen corporativa, el reconocimiento y alcance de objetivos y el sentimiento de pertenencia y compromiso. En definitiva, la mejor forma de evitar y solucionar conflictos es contar con una empresa comprometida, sana y en la que los empleados se sientan felices. Y, ante todo esto, es la formación la herramienta que mejor puede ayudarnos a conseguirlo.

Aprovecha tu crédito de formación bonificada

En INTERIM GROUP | Formación ofrecemos formación bonificable y a medida para empresas. Además nos encargamos de toda la gestión de la bonificación. Consulta con nosotros, estaremos encantados de atenderte:

¿Aún tienes dudas sobre Formación para empresas? Resolvemos las dudas más comunes sobre este servicio y te ofrecemos recursos que podrás descargar gratuitamente, en:

Pin It on Pinterest

Share This