Los complementos salariales aparecen en todas las nóminas. Estas están compuestas por varios conceptos, y en uno de los apartados se especifica las cantidades que cada trabajador va a percibir. Aquí encontramos a parte del salario base del empleado, los complementos salariales.

Estos pluses pueden estar estipulados en la ley y, suelen ir fijados en el convenio, según la legislación laboral.

¿Quieres saber exactamente qué son y qué tipos de complementos salariales existen? ¡No te pierdas este artículo!

¿Qué es un complemento salarial?

Si nos ceñimos a la definición técnica de “complemento salarial” podemos decir que son “añadidos” que se suman o complementan al salario base, conformando así la retribución final que recibe cada persona.

Es decir, son cantidades económicas que nuestros empleados pueden percibir junto con el salario base por cuenta ajena. En resumen, los complementos salariales son un ingreso que complementa al salario y para fijarlo tenemos que tener en cuenta las circunstancias de cada trabajador.

Estos pluses aparecen en la nómina en el apartado de “devengos”. Suelen añadirse al salario por una causa específica presente en la prestación de trabajo. Se conciben como salario porque las retribuciones se reciben en función de sus circunstancias, el trabajo realizado, la situación y los resultados de la empresa.

Existen también los complementos no salariales. Mientras que las percepciones salariales forman parte del salario del trabajador, las no salariales son retribuciones que satisfacen al empleado o pagos previos que este ha realizado. Algunos ejemplos de complementos no salariales son: dietas, pluses de distancia, o indemnización por traslado.

Podemos utilizar los complementos salariales como incentivos para nuestros empleados y equipos, de manera que mejore su compromiso con la empresa.

Si utilizamos los complementos salariales adecuados, podemos además mejorar la satisfacción del empleado y el reconocimiento de logros. Ambos factores mejorarán la productividad de los equipos.

¿Qué tipos de complementos salariales existen?

Dentro de los complementos salariales encontramos varios tipos. Todos ellos están regulados en el Estatuto de los Trabajadores:

En función de las circunstancias personales del empleado

Son aquellos complementos que dependen de las condiciones propias de la persona, independientemente de la empresa. El trabajador los seguirá percibiendo incluso cuando cambien las condiciones del puesto de trabajo.

Dentro de estos incentivos salariales encontramos:

  • Conocimientos especiales o titulaciones. Los conocimientos o títulos académicos pueden permitir los complementos salariales siempre que se haya pactado en el contrato o esté recogido en el convenio.
  • Antigüedad. Este tipo de incentivo salarial se dan en función del tiempo que el empleado lleve en su puesto de trabajo. Esto tiene que ser fijado por el convenio, pero la empresa puede pactarlo con el trabajador al firmar el contrato.

Ambos tipos de complementos se pueden incluir en un plan de carrera adaptado a cada puesto de trabajo. Incluso puede ser integrado en las DPTs (descripción de puestos de trabajo),  ya desde el punto de vista estratégico.

Los complementos por formación incentivarán que nuestros empleados sigan formándose y avanzando en su carrera profesional. Los incentivos por antigüedad pueden ayudar a fidelizar el talento dentro de la organización.

En función de las características del trabajo

Estos complementos salariales dependen de las funciones específicas que se llevan a cabo en el puesto de trabajo. Pueden variar cuando cambien las condiciones. Destacan los siguientes:

  • Por cantidad/calidad de trabajo. Se incentiva la productividad. Por ejemplo, primas a la producción, plus por puntualidad o alcance de objetivos.
  • Por nocturnidad. Se da por el impacto para la salud que conlleva el horario nocturno. De esta manera, se intenta evitar el estrés en los empleados. Además, se dificulta la conciliación laboral y familiar.
  • Por riesgo laboral. El alto riesgo laboral se conoce como “penosidad”. Por ejemplo, la toxicidad, la altura o trabajar a altas o bajas temperaturas son riesgos por los que se cobra un complemento salarial.
  • Por días festivos. Se dan cuando, dependiendo de las características del puesto de trabajo, los empleados han de asistir durante festivos.
  • Por turnicidad. Cuando se emplea la turnicidad, esto es remunerado mediante complementos salariales. Como la turnicidad dificulta la conciliación, los pluses pretenden conseguir una mejora del clima laboral.
  • Por tener disponibilidad absoluta. Esto es mantenerse como en “estado de guardia” para que la empresa disponga de su tiempo en cualquier momento del día. Pretende “agradecer” al trabajador para evitar la aparición de, por ejemplo, el síndrome de burnout.
  • Por el lugar de residencia. Son exclusivos para personas que residen en provincias insulares o en Ceuta y Melilla por el inconveniente de desplazarse a la península.

Estos pluses ya están regulados y pretenden premiar al empleado por su trabajo y disponibilidad. Son una herramienta útil a la hora de reconocer el compromiso del empleado.

El compromiso es la clave que puede garantizar el éxito de cualquier Plan estratégico. Descárgate nuestra guía gratuita sobre el engagement laboral.

complementos-salariales-ejemplos-trabajo_INTERIM-GROUP

En función de la situación de la empresa

Estos complementos pretenden fidelizar a los empleados, y hacer que estos se tomen en serio sus propios objetivos y los de la empresa.

Los incentivos en función de la situación de la empresa, ayudan a crear un bienestar laboral. Estos no son consolidados, es decir, que pueden cambiar en función del puesto de trabajo.

Son los siguientes:

  • Ganancia por beneficios. Esto es un complemento que se basa en las ganancias financieras de la empresa. Es decir, a mayor crecimiento de la organización, mayor complemento salarial recibirán los empleados.
  • Participación en el capital social. Estos complementos no aumentan el sueldo del empleado, si no que este conseguirá acciones en la empresa.

Para valorar si un empleado merece o ha de tener complementos salariales, hay que hacer un informe objetivo donde se recojan los puntos fuertes y débiles de cada empleado.

Ejemplos de complementos salariales

Algunos ejemplos de los complementos salariales son:

  • Pagas extraordinarias que reciben los empleados en verano y en navidad. Estas pagas pueden servir como inventivo para aumentar la productividad porque los empleados se sentirán agradecidos de recibirlas.
  • Las cantidades que reciben los empleados en función de la antigüedad en la empresa y en el puesto de trabajo. Estos complementos salariales ayudan a crear un sentimiento de compromiso por la empresa. Agradeciendo el trabajo dedicado durante años, haremos que los trabajadores se sientan mejor valorados y más queridos.
  • Pagas extraordinarias por un aumento en la producción o en la calidad del trabajo realizado. Esto trae tanto beneficios para la empresa como para los empleados. Premiando la productividad, lograremos que nuestros equipos sean más productivos. Por consiguiente ellos también se sentirán mejor valorados. Por nuestra parte, la empresa aumentará la producción, y por tanto, sus beneficios.

Conclusión

Estos complementos sirven como plus para los empleados, de manera que les ayudará a aumentar su compromiso con la empresa y a mejorar el clima laboral.

Premiar el trabajo y el compromiso de los empleados con complementos salariales, hará que se sientan agradecidos con la organización, ayudando de esta forma tanto a aumentar la productividad como a atraer y retener talento.

 

¿Necesitas ayuda para atraer y desarrollar el talento en tu empresa?

Desde los servicios de Consultoría de RRHH  y Formación de INTERIM GROUP podemos ayudarte a llevar a tus equipos al siguiente nivel. Pide una cita con nosotros, estaremos encantados de atenderte:

Pin It on Pinterest