Liderazgo” es una palabra que está muy presente en la gestión y selección del talento en las empresas. Liderar es una capacidad que puede aprenderse, desarrollarse y entrenarse, pero, ¿qué hay del autoliderazgo?

Cuando hablamos de autoliderazgo, hablamos de una capacidad para lograr el control sobre nuestras vidas y decisiones. Saber liderarnos también nos permite lograr crecimiento y desarrollo tanto personal como profesional.

El autoliderazgo empieza en el interior de nosotros mismos. Decimos, entonces, que empieza “de dentro hacia afuera”. Por esto, si eres de las personas que buscan autoliderarse o simplemente, ya lo haces, estarás en continuo desarrollo y aprendizaje.

¿Quieres saber más acerca del autoliderazgo? ¡No te pierdas una sola línea de nuestro artículo!

¿Qué es el autoliderazgo?

El concepto autoliderazgo se define como “la capacidad de influencia intencionada y consciente sobre los propios pensamientos, emociones y conductas”. Por esto, el autoliderazgo nos ayuda a alcanzar nuestras metas personales y profesionales.

Así, la importancia del autoliderazgo radica en que la persona tiene el control de su propia vida, y, por esto, la consecuencia es el empoderamiento personal.

Sin embargo, autoliderarse no es fácil. Para que esta capacidad sea eficaz, debemos ponerla a prueba frente a los cambios . Saber tomar decisiones adecuadas y sacar provecho de los recursos que tenemos ante los retos que se nos presentan, son dos elementos clave del autoliderazgo.

Autoliderarnos de manera eficaz también nos ayudará a enfrentarnos a situaciones que antes evitábamos porque nos resultaban difíciles de superar.

Los requisitos para un autoliderazgo eficaz son:

  • Capacidad de asimilación. Entender y asimilar el cambio que se nos presenta hará que actuemos mejor frente a él.
  • Mantener la estabilidad ante los cambios. Esto se consigue mediante la costumbre. Fijando acciones rutinarias, evitaremos que el cambio nos afecte demasiado al cabo de un tiempo, y aprenderemos a autogestionarnos.
  • Habilidad para automotivarse. La capacidad de motivarnos a nosotros mismos nos ayudará a superar imprevistos. Esta habilidad combina: iniciativa, voluntad, optimismo y orientación para cumplir objetivos.

Autoliderazgo e inteligencia emocional

La habilidad de liderarse nace por el afán de lograr objetivos y de conseguir el éxito. Un éxito que es más fácil de alcanzar si poseemos inteligencia emocional. Para el psicólogo Daniel Goleman, la inteligencia emocional se define por la capacidad de conocimiento y gestión de las emociones.

Entonces, una persona que conoce sus emociones, sabe gestionarlas y tiene empatía, sabrá también autoliderarse para conseguir lo que se proponga. Influir sobre los sentimientos y emociones de ti mismo, te permite no dejarte llevar por el estrés (entre otras cosas) enfocándote más en la meta.

autoliderazgo-caracteristicas_INTERIM-GROUP

¿Cómo saber si puedes autoliderarte de manera eficaz?

Existe una serie de procesos psicológicos y comportamientos que ayudan a definir el autoliderazgo. Las personas con capacidad para liderarse a sí mismos, tienen automotivación, autonomía y autogestión. Hablemos de cada una de ellas.

AUTOMOTIVACIÓN

La automotivación es la capacidad para influir en el propio estado de ánimo y no abandonar en la persecución de una meta. Automotivarse en el trabajo permite disfrutar de mayor bienestar laboral, pues evitando pensar en las frustraciones laborales, conseguimos ser más felices en el trabajo. En el día a día, es muy fácil reconocer la automotivación cuando hacemos deporte. Cuando llevamos 5km corriendo, no podemos más, pero seguimos otros 3km porque queremos superar lo conseguido el día anterior.

AUTONOMÍA

La autonomía es la habilidad para establecer prioridades y objetivos de forma independiente. En el entorno laboral, tener autonomía, por ejemplo, a la hora de elegir el horario o en tomar decisiones marca la eficacia del autoliderazgo. Tener libertad para elegir entre distintas opciones, y elegir una por criterio propio teniendo en cuenta los objetivos y metas, es una buena forma de autoliderarse.

AUTOGESTIÓN

Autogestionarse es, para Daniel Goleman, uno de los pilares básicos de la Inteligencia Emocional. Por ejemplo, saber entender los sentimientos frente a un conflicto laboral, gestionarlos y que el problema no “te supere”, es también clave para el autoliderazgo.

¿Quieres saber más sobre el liderazgo dentro de la empresa?

Lee nuestro artículo: «Habilidades de liderazgo y cómo formar buenos líderes de equipo»

¿Cómo mejorar el autoliderazgo en la empresa?

Saber autoliderarse dentro de la empresa es una ventaja independientemente del rango que ocupes en el equipo. Desde los departamentos de recursos humanos podemos mejorar el autoliderazgo de los empleados mediante el desarrollo de las habilidades que se asocian a este. Por ejemplo:

1. Desarrollar el pensamiento estratégico.

Este tipo de pensamiento nos ayuda a desarrollar objetivos de manera que sean retadores, a la par que alcanzables.

    • Nos da la capacidad de imaginar un objetivo desde la visión global a la visualización concreta de las tareas necesarias para conseguirlo.
    • Nos aporta la perspectiva para plantear objetivos coherentes. Es decir, no podemos fijar un objetivo si no es coherente con lo que pretendemos en grandes términos. Por ejemplo, no podemos ponernos ganas 12000€ un mes, si en todo el año se espera una facturación de 30000€.
    • Podremos evaluar a quién implica y a quién perjudica y beneficia.

2. Trabajar las competencias de organización y gestión del tiempo.

Esto permite a cada empleado saber qué puede conseguir, según los recursos a tu disposición. Existen tipologías de coaching que pueden ayudarles a desarrollar estas competencias.

3. Mejora las competencias del trabajo “focus”.

Alcanzar un estado óptimo de concentración cuando estamos realizando una tarea nos ayudará a realizarla de manera más eficaz. También nos guiará en el camino a la excelencia en nuestro ámbito profesional. Que nuestros empleados sepan alcanzar ese estado es un indicador de un buen autoliderazgo.

Conclusión

El autoliderazgo es una habilidad que se puede entrenar que nos permitirá alcanzar un estado de confianza y bienestar con la finalidad de sacar lo mejor de nosotros mismos, mediante el autoconocimiento. De esta manera, encontraremos nuestras fortalezas y debilidades (auto – DAFO) y desarrollaremos herramientas para afrontar los retos que se presenten.

Por otra parte, tener fuertes capacidades de autoliderazgo ayudará a construir relaciones más fuertes con los compañeros de trabajo y equipos con mejor rendimiento. Desde los departamentos de recursos humanos se puede incluir una política formativa a través de la cual se desarrolle el autoliderazgo, que incluya formación en habilidades blandas como la gestión del tiempo o el pensamiento estratégico.

Aprovecha tu crédito de formación bonificada

En INTERIM GROUP | Formación ofrecemos formación bonificable y a medida para empresas. Además nos encargamos de toda la gestión de la bonificación. Consulta con nosotros, estaremos encantados de atenderte:

FAQ sobre autoliderazgo

¿Cómo iniciar mi autoliderazgo?

Para entrenar esta habilidad, conviene comenzar por plantearnos las preguntas adecuadas para conocernos a nosotros mismos, reflexionar sobre nuestras fortalezas, debilidades, objetivos, etc, nos hará tener un mayor autoconocimiento, lo cual es el punto de partida para desarrollar el autoliderazgo.

¿Cómo se aplica el autoliderazgo?

Para realizar el autoliderazgo es importante ser independiente y proactivo. El autoconocimiento y el control sobre uno mismo es clave para desarrollar el autoliderazgo.

¿Cuál es la importancia del autoliderazgo en el ser humano?

Saber liderarse a uno mismo es vital no sólo en el ámbito profesional, si no en la vida en general, pues nos permite tomar mejores decisiones y dar lo mejor de nosotros mismos.

¿Qué relación tiene el autoliderazgo con la autoestima?

La autoestima va implícita en el autoliderazgo. Para poder liderarse con éxito es vital conocerse a uno mismo y desarrollar la autoestima y la autoconfianza. Cuando se tiene una elevada autoestima, es más fácil sentirse motivado y enfocarse en la consecución de los objetivos marcados.

Pin It on Pinterest