Las competencias blandas o soft-skills están tomando cada vez más importancia para la captación del talento en nuestra empresa. Las competencias duras (o hard skills), las encontramos en el apartado de “habilidades” en el CV. Pero, ¿dónde están las soft skills?

No podemos averiguar qué competencias blandas tiene un candidato con su currículum, pero durante la entrevista tenemos que ser capaces de reconocerlas. Esto es importante porque estas competencias nos darán una visión global para saber si el candidato tendrá éxito en el puesto o no.

Sigue leyendo si quieres saber por qué deberías formar a tus empleados en soft skills.

¿Qué son las competencias blandas?

Las competencias blandas o soft skills son capacidades interpersonales que determinan cómo se trabaja y se interactúa con los demás. Estas habilidades son las que, por norma general, se adquieren en el trabajo y se aprenden mediante las interacciones cotidianas.

Al contrario que las hard skills o habilidades duras, que se acreditan con títulos y formaciones, las soft skills dependen de nuestra personalidad y experiencia. Por esto, un candidato dotado de determinadas soft skills, será un candidato capaz de trabajar mejor en equipo, tener más empatía, flexibilidad y disciplina, entre otros.

Las competencias duras siguen siendo muy importantes a la hora de seleccionar talento, pero las competencias blandas les van quitando protagonismo. Por ejemplo, ¿de qué nos sirve que un nuevo candidato sea experto en Java si en la oficina no va a dar “buen rollo”? Por esto, ante una igualdad de nivel en cuanto a competencias duras, una competencia blanda como la inteligencia emocional, marcaría la diferencia.

Dependiendo del puesto de trabajo a cubrir, priorizaremos unas soft-skills sobre otras. Generalmente, las más valoradas por los departamentos de recursos humanos por su polivalencia son:

  1. Habilidades de comunicación.
  2. Resiliencia.
  3. Capacidad de liderazgo.
  4. Buen manejo del estrés.

En la entrevista, buscaremos candidatos con los dos tipos de competencias, pero los capaces de mostrarnos sus soft skills, serán mejor valorados. Porque las competencias blandas son importantes para el éxito ya que casi todos los empleos requieren habilidades comunicativas. Por eso, interactuar con los demás es importante en cualquier puesto.


Un buen método para perfeccionar el proceso de atracción, selección y retención de talento es la entrevista por competencias. Esta herramienta nos ayuda a saber cómo de productivo puede llegar a ser el candidato que la está realizando evaluando sus habilidades.

Descubre 6 Preguntas de afinidad cultural para una entrevista de trabajo en nuestro artículo del blog.

competencias-blandas-ejemplos_INTERIM-GROUP

¿Cuál es la importancia de las competencias blandas en el mundo laboral?

¿Por qué para los directores de recursos humanos deben ser tan importantes las soft skills? Hablemos de las 4 habilidades blandas más buscadas.

Habilidades de comunicación

Un empleado capaz de comunicarse de manera eficaz, es un empleado que puede ajustar su tono y estilo al contexto en el que se encuentra. No es lo mismo hablar con los amigos en una terraza de algún bar, que explicar un servicio profesional a un cliente.


Para esto también hay que tener claro que no hay comunicación eficaz sin la habilidad de escucha. Es interesante que sepamos si el candidato sabe escuchar porque esto le facilitará responder a las circunstancias que se le presenten.

Resiliencia

La resiliencia es la capacidad de alguien para superar circunstancias traumáticas y adaptarse a los cambios. ¿Por qué nos interesa tener personas resilientes en nuestra empresa?

Porque el equipo puede tener objetivos de ventas, de marketing, etc. que puede que no se consigan. Si un empleado no es capaz de superar este “bache” y, además, no es capaz de aprender de él y modificar sus errores, no es buena idea que forme parte del equipo.

Capacidad de liderazgo

Un empleado o candidato con capacidad de liderazgo, es aquel con habilidades para inspirar y liderar equipos hasta llegar al éxito. Para tener esta capacidad, tiene que tener una serie de soft skills que son las que acaban formando al buen líder. Algunas de estas habilidades son capacidad de comunicación e inspiración, empatía, pensamiento crítico o resolución de problemas.

Manejo del estrés

En todas las empresas y departamentos hay épocas de mayor estrés. Por esto, alguien que es capaz de manejar sus emociones, de sentir el estrés y apartarlo para no bajar la productividad es imprescindible en los candidatos que busquemos.

Esto no quiere decir, que, si un empleado tiene demasiado estrés y necesita un respiro, lo penalicemos o incluso ni siquiera se lo permitamos.

Hay personas que aguantan mejor o peor el estrés, pero quizás el empleado que nos ha pedido una pausa, lleva demasiado tiempo sin descansar. Debemos estar atentos a las señales de exceso de estrés o de burnout para prevenirlo y asegurar el bienestar laboral de nuestra plantilla.

¿Cómo desarrollarlas?

Las soft skills pueden tenerse, pero también mejorarse y existe una gran variedad de métodos para entrenarlas. Debemos tener claro, que el desarrollo de estas competencias es clave para el éxito de la empresa. Las soft skills se consideran determinantes para alcanzar objetivos de manera eficaz por parte de empleados, equipos y líderes.

Es importante, por esto, que parte del presupuesto de RRHH vaya dedicado a la formación continua. El impacto de estas formaciones se sentirá en las diferentes áreas de la empresa.

Mediante programas de coaching, los empleados serán capaces de mejorar sus habilidades de comunicación o de resolución de conflictos. Estas dinámicas, tuteladas por un coach, ayudarán a los trabajadores en su desarrollo profesional y a enfrentarse a obstáculos.

Por otra parte, los programas de formación, no sirven para adquirir las soft skills ya que estas tardan años en obtenerse, pero sí que ayudan a los empleados a entrenar las que ya tienen. Esto se conoce como “upskilling”, es decir, desarrollar competencias para optimizar el talento que ya tienen.

Conclusión

Es fácil entender por qué desde el departamento de Recursos Humanos se buscan candidatos y empleados con competencias blandas concretas, dependiendo del puesto que vayan a ocupar.


Por esto, es importante que, a la hora de realizar un proceso de captación y selección de talento, nos fijemos no solo en la parte “técnica” del currículum, sino también en la parte de la personalidad y la experiencia a través de las cuales se adquieren las soft-skills.

Aprovecha tu crédito de formación bonificada

En INTERIM GROUP | Formación ofrecemos formación bonificable y a medida para empresas. Además nos encargamos de toda la gestión de la bonificación. Consulta con nosotros, estaremos encantados de atenderte:

Pin It on Pinterest