Hoy en día, el mercado laboral cambia constante y rápidamente y, en algunas ocasiones, encontrar trabajo puede convertirse en un proceso desesperante y desesperanzador para los candidatos. Sin embargo, está en nuestras manos realizar una serie de acciones que nos ayuden a mejorar la empleabilidad.

El objetivo de este artículo es que, si estás buscando empleo, tomes conciencia de la importancia de trazar una estrategia que te permita alcanzar sus objetivos. También, que conozcas los pasos a seguir para que los sentimientos negativos y la frustración desaparezcan y puedas centrar todas sus energías en convertirte en el candidato ideal para cualquier empresa.

 

¿Por qué planificar la búsqueda de empleo?

Cuando una persona se encuentra desempleada, es muy frecuente que sienta que está perdiendo el tiempo o que es incapaz de alcanzar su objetivo, pues se siente ignorado por las empresas. Una de las claves que más va a ayudarnos en el proceso de búsqueda de empleo es, sin duda, definir una buena estrategia de acción. No podemos pretender encontrar el trabajo de nuestros sueños si no somos nosotros mismos los que tomamos acción y nos ponemos manos a la obra.

Si planificamos qué pasos vamos a dar, cuándo y cómo, es más probable que tengamos éxito y acabamos consiguiendo ese puesto de trabajo que tanto deseamos. Sin embargo, si no nos tomamos la molestia de hacer este trabajo, nos veremos inmersos en el caos, sin rumbo y, por supuesto, sin trabajo.

«La estrategia sin tácticas es la ruta más lenta hacia la victoria. Las tácticas sin estrategia son el ruido antes de la derrota». – Sun Tzu –

Pasos a seguir para encontrar trabajo

1. Realiza un análisis de tu situación actual

Sé realista a la hora de definir tus necesidades y también tus objetivos. Como primer paso, realiza una evaluación en profundidad de ti mismo y tu perfil profesional, para detectar cuáles son tus puntos fuertes y los débiles. Según EAE, un buen método para ello sería hacer un análisis DAFO personal. Con este análisis podremos conocer cuáles son nuestras debilidades y fortalezas, y las oportunidades y amenazas a las que nos enfrentamos.

Para poder “vendernos” como candidatos y contar la historia que convenza a los reclutadores de talento de que somos la persona que su empresa necesita, primero tenemos que conocernos a nosotros mismos. Además, este paso ayudará a aumentar la confianza en uno mismo, al descubrir puntos fuertes que, tal vez, ni siquiera conocías o no considerabas importantes hasta ahora.

2. Identifica aquello que necesitas para alcanzar tus objetivos

Una vez realizada la investigación del mercado laboral tenemos que saber qué necesitamos para poder alcanzar la meta que nos hemos propuesto. Define cuál es tu objetivo, dónde se encuentra y dónde te encuentras tú. ¿Qué me falta para convertirme en el candidato perfecto para esta empresa o sector? ¿Formación, recursos, experiencia…?

Este paso es muy importante y debes dedicarle el tiempo necesario para que dé sus frutos. Toda tu búsqueda de empleo ha de estar orientada a un objetivo y, en función del objetivo y de los requisitos para conseguirlo, nuestros siguientes pasos se encaminarán hacia un lugar u otro.

Por ejemplo, si lo que necesito es más formación en determinadas hard o soft skills, entonces tendré que buscar la manera de formarme, mediante cursos, webinars, talleres… Y, durante las siguientes semanas, dedicar mi energía y esfuerzos a ello.

¿Todavía no sabes cómo convertirte en el candidato ideal?

Descubre qué habilidades deberías adquirir y mejorar en nuestro artículo Las soft skills que necesitas para encontrar empleo

3. Analiza el mercado laboral

No podemos emprender una búsqueda de empleo activa sin antes pararnos a investigar y conocer las oportunidades y perfiles más demandados en el mercado laboral. Debes dar respuesta a preguntas como: ¿En qué sectores hay mayor actividad actualmente? ¿Están presentes en mi zona geográfica? ¿Qué perfiles son los más demandados por las empresas? ¿Qué empresas se encuentran en pleno auge?

En definitiva, has de ser capaz de realizar una “radiografía” al mercado laboral para conocer tus posibilidades y buscar las oportunidades que se ajusten a tu situación. De este modo, podrás focalizar tus esfuerzos y no malgastarás tiempo y recursos contactando con empresas que no van a contratarte. Según la UV, cerca del 70% de las ofertas de trabajo se cubren a través de este método de búsqueda.

Una vez detectadas ciertas empresas o sectores interesantes, investiga dónde publican sus vacantes. Puede que sea a en portales de empleo, en su propia web corporativa, a través de las redes sociales… Optimiza tus perfiles en los canales que vas a utilizar y lánzate en busca de tu oportunidad laboral.

4. Crea una red de contactos profesional

A este tipo de red de contactos también se le conoce como networking. Este es un paso fundamental para encontrar empleo. Tienes que hacer saber a todo el mundo que estás disponible como profesional. Por eso, es importante que la red de contactos que crees reúna a personas y empresas realmente interesantes, relacionadas con tu sector o profesión para que, así, puedas encontrar posibles oportunidades laborales.

A través de Internet y de redes profesionales como LinkedIn, este proceso resulta más fácil. Puedes utilizarlas para darte a conocer y despertar el interés de las empresas, siempre y cuando aquel contenido que publiques o compartas sea de calidad y sirva para reafirmar tu valía y profesionalidad.

Es importante que no tengas prisa por hacer crecer esta red. Es preferible poder cuidar la relación con un número de contactos reducido, que tener una red enorme y desatendida. Lo más recomendable es que, previamente, investigues y selecciones unas cuantas empresas con las que tengas puntos en común y, a partir de ahí, comenzar a conectar e interactuar con ellas.

5. Diseña un CV que hable de ti

Busca la manera de contar tu historia de manera atractiva, original y llamativa. Independientemente del formato o tipo de documento que quieras utilizar, preocúpate porque el contenido reúna todas las características imprescindibles de un currículum perfecto.

Además, tu CV debe adaptarse a cada puesto de trabajo al que postules. No utilices un currículum genérico para todas las ofertas, pues cada empresa, empleo y oferta son diferentes y cuentan con unas necesidades específicas. Una buena idea es elaborar diferentes plantillas de currículum, que puedas utilizar y editar fácilmente.

Pensar que el CV es una herramienta de marketing personal, puede ayudarnos en este paso. Es importantísimo que este documento se ajuste a nuestro perfil profesional y sea capaz de transmitir aquello que verdaderamente importa. También puedes redactar una carta de presentación que adjuntar a tu currículum. Sin duda, una buena historia (y bien contada) nos ayudará a abrir las puertas necesarias para encontrar trabajo lo antes posible.

Encontrar-trabajo-imagen_INTERIM_GROUP

Conclusión

Para poder enfrentarnos al proceso de búsqueda de empleo de manera productiva, es muy importante no desanimarse. Para ello, lo primero que debemos hacer es trazar un plan y establecer qué pasos vamos a seguir. Como candidato, has de encontrar la estrategia que funcione mejor en tu sector y en las empresas a las que vas a dirigirte para, así, poder adecuar tus candidaturas y mejorar tu empleabilidad. El típico “prueba-error” es el mejor método para poder descubrirla.

En segundo lugar, tener una actitud positiva es otra de las claves para encontrar trabajo. Es posible que algunas empresas descarten nuestra candidatura porque no les interesa o nuestro perfil no encaja con sus vacantes. Lamentarse y venirse abajo no es una opción. Siempre hemos de seguir buscando, mejorando, formándonos, actualizándonos… Es decir, perfilando nuestra estrategia para poder obtener resultados exitosos y conseguir, al fin, nuestro nuevo empleo.

¿Estás buscando empleo?

En INTERIM GROUP te ayudamos a encontrar la oportunidad laboral que impulse tu carrera. Descubre todas nuestras ofertas de empleo, en múltiples localizaciones y sectores e inscríbete en la que más se adapte a tu perfil.

Pin It on Pinterest