Afirmar que el marketing puede ayudarnos, a nosotros como candidatos y profesionales, en nuestra búsqueda de empleo puede resultar, a priori, difícil de entender o creer. Sin embargo, en este artículo veremos que es realmente posible y conoceremos algunas estrategias de marketing que podemos utilizar para agilizar y hacer más efectivo el proceso de búsqueda de empleo.

En la actualidad, no resulta especialmente sencillo encontrar un puesto de trabajo que se adapte a nuestras expectativas y necesidades profesionales. Del mismo modo ocurre con las empresas, que se ven envueltas en procesos de selección de talento poco productivos y eternos. Hacer uso de determinadas estrategias de marketing por parte del candidato ayudará a ambas partes a agilizar estos procesos.

1. ¿Puede el marketing ayudarme a encontrar trabajo?

El marketing se basa en una serie de estrategias, técnicas y prácticas que tienen como objetivo agregar valor a una determinada marca, producto o servicio y transmitirlo a sus posibles y futuros consumidores. En este caso, la marca a la que queremos otorgar un valor añadido somos nosotros mismos: nuestro perfil profesional.

El mercado laboral es cada vez más competitivo y no basta con poseer una serie de habilidades técnicas o formación para encontrar la oportunidad laboral que buscamos. En este contexto, es preciso destacar y, para ello, tener algunos conocimientos sobre marketing puede resultar muy ventajoso para nosotros.

Cabe destacar que este es un proceso a largo plazo y que requiere esfuerzo y dedicación. Existen muchas posibilidades de acciones y estrategias de marketing que podemos utilizar. No se trata de realizar una única acción todopoderosa, sino de dar pequeños pasos, día a día, hasta conseguir alcanzar nuestro objetivo: conseguir un empleo.

2. Estrategias de marketing para la búsqueda de empleo

1. Investiga el mercado

Identifica qué empresas están ofreciendo empleo actualmente. Investiga a qué sectores pertenecen, a qué se dedican, cuál es su cultura empresarial y valores, cuántos trabajadores tienen en sus plantillas, su volumen de facturación, cuál es su competencia…. Toda la información que puedas recabar será de utilidad para elegir en qué empresa te gustaría trabajar y por qué.

Una vez hayas decidido cuáles son tus empresas objetivo, presta atención a sus vacantes y ofertas de empleo. Así sabrás qué competencias y habilidades necesitas para trabajar en ellas. Como candidato, es importante tener claro las condiciones de una oferta de empleo. La empresa debe especificar y transmitir, de manera clara, qué está buscando y qué va a ofrecer al futuro empleado.

En el caso de haber encontrado la compañía y oferta ideales, hemos de realizar un análisis de nosotros mismos, de nuestro perfil profesional. De este modo, podremos saber si tenemos posibilidades de ser contratados. ¿Reúno las competencias y habilidades necesarias para desempañar ese puesto de trabajo concreto? ¿Estoy preparado para presentar mi candidatura o necesito reforzar o adquirir nuevas habilidades que todavía no poseo?

Finalizado este proceso, es fundamental averiguar con qué personas o departamentos deberás contactar y a través de qué plataformas o vías hacerlo. No te limites a publicar tu CV en portales de empleo y esperar a que los reclutadores te contacten porque, seguramente, esto tarde mucho en ocurrir o no ocurra nunca. Traza un plan y busca tu oportunidad.

2. Diferénciate del resto

Al igual que si de una empresa se tratara, como candidato, has de definir cuál es tu valor de marca. Tú eres tu propia marca y debes ser capaz de transmitir lo que eres capaz de aportar como profesional a un equipo o compañía.

Esta estrategia de marketing, el saber cómo diferenciarte y destacar sobre el resto de candidatos, es clave para conseguir un puesto de trabajo. Ten en cuenta que los reclutadores entrevistan a muchos candidatos para un mismo puesto de trabajo y, seguramente, todos ellos cuenten con la formación y habilidades técnicas necesarias para poder ocupar ese puesto.

Por tanto, lo que debes descubrir es: “¿Qué te hace a ti especial? ¿Por qué tú y no los otros? ¿Qué puedes aportar que no ofrece nadie más? Un candidato se convierte en ideal cuando, además de saber que es bueno en su trabajo, es capaz de convencer de ello al entrevistador. Esto podrás conseguirlo si conoces cuáles son tus puntos fuertes y encuentras la manera de sacarlos a la luz en el momento oportuno.

Ahora bien, has de te tener cuidado en este punto, ya que intentar diferenciarse no significa creerse superior al resto. Si mientras intentas destacar y demostrar tu valía, la imagen que transmites refleja prepotencia y superioridad, esto jugará en tu contra y podrá convertirse en el motivo por el que los profesionales de RRHH descarten tu candidatura.

3. Realiza un DAFO personal

Según EAE, un análisis DAFO es una herramienta muy valiosa para realizar un diagnóstico fiable de nuestra empresa, proyecto o situación. Este análisis nos servirá para detectar, de manera muy sencilla, nuestras debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades para, así, poder tomar decisiones estratégicas.

Para llevar esta estrategia de marketing al terreno personal y poder realizar un análisis DAFO sobre nosotros mismos como profesionales, el primer paso es olvidarnos del autoengaño y proponernos ser lo más sinceros posible para obtener resultados que nos puedan ser de utilidad.

Debilidades

Piensa en todas aquellas cosas que suponen una desventaja para ti a la hora de compararte con otros profesionales de tu sector. Describe cuáles son tus carencias profesionales y qué defectos crees que tienes y te gustaría eliminar.

Fortalezas

Intenta detectar cuáles son tus puntos fuertes. Es decir, qué te hace destacar como profesional y qué crees que puedes ofrecer y aportar. Enumera cuáles son tus habilidades, tus aptitudes y virtudes para saber qué te hace especial y diferente frente al resto de posibles candidatos.

Amenazas

Haz una lista de todas esas situaciones o condiciones externas, que no dependen de ti pero que existen inevitablemente en tu entorno que puedan resultar perjudiciales para ti. Es decir, con qué circunstancias problemáticas te puedes encontrar en el camino, a la hora de conseguir un empleo.

Oportunidades

En este caso, debes reconocer esas situaciones que, sin depender de directamente de ti, pueden beneficiarte y ayudarte a conseguir tus objetivos. En definitiva, qué cosas suceden en tu entorno que puedas aprovechar y utilizar a tu favor.

4. Sé creativo y original en tu CV

Según un estudio de The Ladders, recogido en un artículo de LinkedIn, un profesional de RRHH puede tardar tan solo 6 segundos en decidir si descartar o no el currículum de un candidato. ¿Lo sabías? Esto significa que debemos encontrar la manera de convencer a los reclutadores de que merecemos una oportunidad con solo echar un vistazo a nuestro CV.

Cuanto más originales seamos, más posibilidades tendremos de conseguir que se tenga en cuenta nuestra candidatura… Si quieres brillar y destacar sobre el resto, no puedes presentar un CV genérico, igual al de otros cientos de candidatos. Este documento tiene que ser único y reflejar, además de tu profesionalidad, tu valor añadido y diferencial.

Algunas ideas creativas para tu CV

  • Elige una fotografía que transmita cercanía y accesibilidad
  • Añade algún dibujo explicativo o gráfico
  • Atrévete a utilizar algunos colores
  • Incluye un código QR enlazando a tu porfolio o página web
  • Prueba otros formatos más allá del papel, como el videocurrículum

¿Quieres saber cómo crear el CV perfecto?

Te contaremos todo lo que debe incluir un currículum para tener éxito en nuestro artículo Currículum Vítae: las claves para hacerlo infalible.

5. Utiliza el email marketing

El email marketing consiste en enviar notificaciones con fines informativos o publicitarios por correo electrónico a una lista de clientes o suscriptores. Ofrece la posibilidad de personalizar y segmentar la información, por lo que se convierte en un método muy eficaz para aumentar la conversión de los clientes potenciales.

En nuestro caso, vamos a ver cómo utilizar esta herramienta de marketing en nuestro proceso de búsqueda de empleo. Queremos conseguir que nuestro CV llegue a manos de las personas adecuadas. Debemos evitar que acabe olvidado, perdido entre otros cientos de correos o, directamente, en la bandeja de spam. ¿Cómo lo hacemos?

1. Elige al destinatario correcto

Si en la web o perfiles en redes de la empresa no encuentras un email específico para la recepción de currículums, esfuérzate en conseguirlo. Una buena opción sería llamar al número de teléfono que nos faciliten o rellenar un formulario de contacto a través de la web. Si mandamos nuestro currículum a la dirección equivocada, no habrá servido de nada.

2. Capta la atención en el asunto

Elige un asunto que se caracterice por la brevedad y la originalidad. Debe ser una frase que llame la atención y genere interés en el receptor para que abra el mensaje y pueda ver tu CV. Jamás mandes un email sin asunto. Si no quieres que tu email acabe en la carpeta de Spam, no escribas más mayúsculas de las necesarias en el asunto del email, ni uses caracteres especiales.

3. Cuida el contenido y la redacción

Además de adjuntar el documento de tu CV, es importante contextualizar y explicar quién eres y qué pretendes en el cuerpo del mensaje. Cuida la estructura y el orden de este, sé breve y resalta en negrita algunas palabras clave. Y, por supuesto, no cometas faltas de ortografía.

4. Elige bien el momento del envío

No mandes un correo de este tipo durante el fin de semana. Si quieres que tu mensaje tenga éxito y no acabe por no ser leído, hazlo entre semana y, preferiblemente, por la mañana. Empezar la relación con alguien que podría contratarte en el futuro interrumpiendo su tiempo de descanso, no es una buena idea.

5. Realiza un seguimiento de tus envíos

Si obtienes respuesta, debes contestar y agradecer la atención prestada. En caso contrario, no desesperes ni abandones. Tal vez, si insistes y muestras tu interés y preocupación por esta falta de respuesta, acabes obteniéndola. Eso sí, debes tener cuidado… Realizar un seguimiento no significa ser pesado.

Estrategias-marketing-empleo-imagen_INTERIM_GROUP

3. Conclusión

En definitiva, hemos comprobado que las estrategias de marketing no son solo aplicables a marcas empresariales, sino que también podemos hacer uso de ellas a través de un tipo de “marketing personal”, enfocado a encontrar nuestra oportunidad dentro del mercado laboral actual. Un mercado que es cada día más competitivo y cambiante y en el que resulta algo difícil destacar profesionalmente.

Por eso es fundamental estudiar el mercado y buscar la manera de diferenciarnos del resto y mostrar nuestro valor. También es importante realizar un autoanálisis, para conocer nuestros puntos fuertes y débiles y ser conscientes de la realidad de nuestro entorno. Por otro lado, la creatividad y la originalidad y otras acciones como el envío de emails personalizados, son algunas de las estrategias de marketing que nos ayudarán a alcanzar nuestras metas profesionales.

¿Estás buscando empleo?

En INTERIM GROUP te ayudamos a encontrar la oportunidad laboral que impulse tu carrera. Descubre todas nuestras ofertas de empleo, en múltiples localizaciones y sectores e inscríbete en la que más se adapte a tu perfil.

Pin It on Pinterest

Share This