Hoy en día, y teniendo en cuenta la gran demanda de empleo que existe en el mercado laboral, la mejor práctica en la que invertir el tiempo es, sin duda, la adquisición de nuevas habilidades. Aquellas personas que se encuentren buscando empleo deben enfocarse, especialmente, en formarse y potenciar las soft skills.

Estas habilidades permiten mejorar, crecer y destacar, tanto a nivel personal como profesional. De ello hablaremos a lo largo de nuestro artículo. Además de la información técnica y profesional que aparezca reflejada en los currículums, estas habilidades juegan un papel verdaderamente importante en los procesos de reclutamiento y pueden llegar a condicionar la decisión de los reclutadores.

 

¿A qué llamamos softskills?

Las soft skills, también llamadas “habilidades blandas”, son esas habilidades relacionadas con la inteligencia emocional y que son transversales a cualquier carrera profesional, empleo o profesión. Además, actualmente, reunir ciertas soft skills es requisito indispensable para los reclutadores en los procesos de atracción y selección de Talento. 

Estas habilidades tienen que ver con la actitud y la manera de enfrentarse al día a día laboral. Al tratarse de atributos personales, su medición puede resultar algo complicada. Aún así, estas habilidades tienen cada vez más peso en los procesos de atracción de talento y selección de personal de las empresas, siendo la comunicación una de las más demandadas por las empresas.

El 52% de los responsables de Recursos Humanos considera que las llamadas soft skills o habilidades blandas son más importantes que las hard skills de los candidatos. – Bizneo

La importancia de estas habilidades deriva de su influencia en el entorno y ambiente laboral. Es decir, poseer ciertas soft skills ayudará a los empleados a ser capaces de trabajar conjuntamente, a ser más productivos, a mejorar el rendimiento y el desempeño, a saber comunicarse de manera eficaz, a evitar malentendidos y conflictos internos, etc. Este tipo de competencias pueden ser innatas o adquiridas, a través de la experiencia personal o de la formación en habilidades.

Pero… ¿cómo pueden los reclutadores descubrir en la entrevista de trabajo si el candidato posee o no esas habilidades que buscan? Cada vez más, las pruebas y preguntas que se hacen en las entrevistas de trabajo, se enfocan a conocer al candidato personalmente, su historia. De este modo, los entrevistadores podrán detectar qué rasgos de personalidad destacan, en mayor medida, en cada uno de los entrevistados.

¿Formas parte de un Departamento de Recursos Humanos?

Mejora las habilidades y soft skills de tus reclutadores y consultores de selección con Planes de Formación para empresas a medida.

Soft skills más demandadas por los departamentos de Recursos Humanos

Como ya sabemos, poseer ciertas soft skills puede hacer que un candidato destaque positivamente frente a otros. Las habilidades blandas más relevantes y valoradas actualmente por los responsables de Recursos Humanos de las empresas a la hora de realizar contrataciones son:

1. Trabajo en equipo

Ser capaz de trabajar en equipo es una cualidad realmente valorada por los reclutadores. Significa poner en común con otros compañeros la experiencia y los conocimientos adquiridos para beneficio del grupo en general. Hoy en día, el trabajo en equipo es indispensable en la mayoría de empresas y sectores. Es prácticamente imposible que un proyecto salga adelante con el trabajo de un solo trabajador. Además, cuando se trabaja en equipo, los esfuerzos de sus integrantes se potencian, disminuye el tiempo de acción y aumenta la eficacia de los resultados.

Una persona con capacidad para el trabajo en equipo se involucra de forma competente en los proyectos de la empresa. Quien sabe trabajar en grupo, puede llegar a un consenso con el resto, compartiendo sus argumentos, pero sin imponer su punto de vista. Por ello, esta soft skill contribuye al desarrollo de otras habilidades de las que hablaremos más adelante, como la creatividad, la comunicación o la adaptabilidad.

2. Adaptabilidad

La adaptabilidad es la capacidad que tienen las personas de adaptarse a nuevas situaciones. La manera de adaptarse a los cambios que se producen dentro del entorno laboral determinará la capacidad y disposición de la persona para afrontar nuevos retos y proyectos, además de demostrar si ese empleado es capaz de razonar de manera crítica y templar sus ánimos en situaciones de tensión o, si por el contrario, actúa por impulsos.

Una persona que se adapta y responde a los cambios, es capaz de encontrar el origen de los problemas, reconocer las consecuencias y establecer una estrategia que le ayude a resolverlos. Toda empresa valora que un empleado sepa cómo gestionar la frustración al hacer frente a un problema y encuentre la mejor manera de superarlo. Esta soft skill es fundamental para seguir progresando profesionalmente y no quedar estancado.

3. Creatividad

La creatividad es la capacidad que tiene una persona para innovar y generar nuevas ideas. La facilidad para proponer soluciones originales ante los diferentes problemas laborales que puedan surgir dependerá, en gran medida, de la capacidad creativa con la que cuente esa persona. En la actualidad, la demanda de perfiles creativos por parte de los Departamentos de RRHH está en pleno auge.

¿Por qué esta demanda? Porque se trata de una habilidad que marca la diferencia y que aporta un gran valor añadido al perfil del candidato. Ser creativos nos permite mantener la mente abierta y estar preparados para el cambio, en cualquier momento o situación. Además, en el contexto laboral, una persona creativa será capaz de transformar sus ideas en propuestas y mejoras que aporten valor a la compañía a nivel general.

4. Comunicación

La capacidad para mantener una buena comunicación, en la que pueda fluir la información sin ningún inconveniente, es de gran utilidad en cualquier empleo o puesto de trabajo. Saber expresar lo que pensamos, a la vez que ser capaces de escuchar con atención para poder interpretar la información y utilizarla de manera que beneficie a nuestro trabajo, es algo que valoran la mayoría de las empresas.

Al contrario que otras soft skills, las habilidades comunicativas entran en juego desde el primer momento, ya que pueden ser fácilmente percibidas por el reclutador durante la entrevista de trabajo. El candidato debe ir preparado a este encuentro, y ser capaz de transmitir de manera adecuada y convincente todo aquello que le convierte en la persona que la empresa está buscando. Al fin y al cabo, quien mejor puede hablar de sus habilidades, conocimientos y características, es uno mismo.

5. Capacidad de aprendizaje

La capacidad de las personas para aprender de las experiencias vividas y aplicar lo aprendido en su día a día con el objetivo de mejorar su rendimiento y desempeño, es algo que despierta un enorme interés en los Departamentos de Recursos Humanos a la hora de reclutar talento. Estar dispuesto a adquirir nuevas habilidades o mejorar las que ya se poseen, es un diferencial importante entre los candidatos que facilitará a los reclutadores la toma de una decisión.

Las personas con voluntad de seguir aprendiendo y mejorando profesionalmente sabrán encontrar nuevos rectos y proyectos que les mantengan motivados y comprometidos con sus trabajos. Dicho de otro modo, estos trabajadores poseen lo que se conoce como “growth mindset”, una mentalidad enfocada al crecimiento y con una clara visión de futuro.

6. Organización

Las empresas buscan personas que sepan gestionar su tiempo para mantener los niveles de productividad altos. En este punto, es importante prestar atención a los detalles, la minuciosidad y la precisión. Ser conscientes de todas y cada una de las tareas que debemos realizar, así como del tiempo del que disponemos para ello, es muy importante para lograr organizarnos de manera resolutiva y eficiente.

Demostrar tener capacidad para organizar tus propias tareas de manera inteligente, garantizando que se cumplirán los objetivos dentro de los plazos establecidos, convierte a una persona en el candidato ideal a ojos de los reclutadores. Estas personas serán capaces de priorizar tareas con lógica y sentido, estructurando su trabajo de la forma más eficaz posible.

soft-skills-demandadas-listado_INTERIM_GROUP

Conclusión

Actualmente, las habilidades blandas son, en gran medida, responsables de que un candidato se convierta en idóneo para ocupar un puesto de trabajo o no. Estas soft skills están relacionadas con la inteligencia emocional y las habilidades sociales. Entre las más demandadas por los responsables de RRHH en los procesos de reclutamiento se encuentran: el trabajo en equipo, la adaptabilidad, la creatividad, una buena comunicación, la capacidad de aprendizaje y la organización.

Por supuesto, además de las habilidades blandas, también se han de tener en cuenta las hard skills. Es decir, las habilidades requeridas para poder desempeñar una determinada tarea. Es el equilibrio entre ambos tipos de habilidades lo que define al trabajador. Y, también, lo que las empresas tienen en cuenta a la hora de buscar perfiles con los que formar sus equipos de profesionales.

¿Estás buscando empleo?

En INTERIM GROUP te ayudamos a encontrar la oportunidad laboral que impulse tu carrera. Descubre todas nuestras ofertas de empleo, en múltiples localizaciones y sectores e inscríbete en la que más se adapte a tu perfil.

Pin It on Pinterest