El upskilling y reskilling se han vuelto imprescindibles en las empresas por la falta de talento que existe para cubrir algunos puestos de trabajo. Tanto ofrecer formación a los empleados para que puedan desempeñar mejor su puesto de trabajo, como formarles para nuevos puestos, se han convertido en una necesidad.

El rápido avance de la revolución digital que lleva experimentando la sociedad desde hace décadas, impide a las empresas seguir el ritmo de cambio. Por esto, buscar, reclutar y fidelizar el talento en las organizaciones es cada vez más difícil. En este sentido, las organizaciones han tomado como solución formar y reubicar a sus trabajadores.

En este artículo te hablamos de los procesos de upskilling y reskilling, sus diferencias, los beneficios que traen y cómo implantarlos en la empresa. ¡Sigue leyendo!

Upskilling y reskilling: definición y diferencias

El upskilling es el proceso en el que un empleado aprende nuevas habilidades y capacitaciones para el puesto que ocupa. El objetivo de este proceso es optimizar lo máximo posible el desempeño del trabajo. Por esto, el upskilling permite a los empleados tener mejores resultados en el desarrollo de sus tareas. Además, permite también crecer profesionalmente dentro de la empresa.

El reskilling, por su parte, es una estrategia utilizada por las organizaciones que consiste en formar a los empleados para que estos desempeñen un puesto distinto al suyo. Esto permite a los trabajadores mejorar la adaptación y capacitación en nuevos puestos dentro de la empresa. El reskilling se conoce también como reciclaje profesional, pues estos empleados son “reciclados” para ocupar otro puesto de trabajo, desarrollando, de esta manera, su resiliencia en el trabajo.

Principales diferencias entre upskilling y reskilling

Leyendo las definiciones de los dos conceptos, es fácil visualizar la diferencia entre ambos. Aunque los dos procesos se refieren a la formación de los empleados, la principal diferencia entre los dos procesos radica en los objetivos de cada uno.
El objetivo del proceso de reskilling es que el empleado aprenda a desempeñar una nueva función en el trabajo, mientras que el objetivo del upskilling es que el empleado optimice al máximo su función actual para que pueda asumir más niveles de responsabilidad.

Entra en nuestra guía de formación y descubre todo lo que necesitas saber sobre la formación empresarial para tus empleados.

Beneficios de los procesos de upskilling y reskilling

Los procesos de formación siempre tienen beneficios para los empleados porque aumentan su compromiso con la empresa ¿Pero qué beneficios concretos tienen estos dos procesos para la organización? Veamos:

 

  • Retención de talento. Estos dos procesos nos permiten formar a los trabajadores que manera que se sientan como referentes en el trabajo que desempeñan. También, sentirán mayor satisfacción en su puesto y mayor compromiso con la empresa. Así, es más difícil que el empleado la abandone.
  • Mejora la imagen de la empresa. Poner en valor el capital humano, ofreciendo formación continua, nos otorgará una buena imagen frente a otras empresas de la competencia. Esto será un plus a la hora de atraer y retener el talento.
  • Disminuye los costes de selección. Los costes de selección se reducen porque con el talento interno de la empresa, se precisa contratar a menos personas. Por esto, ahorramos tanto en el proceso de selección y formación de nuevos trabajadores, como en la contratación.
  • Combate la brecha digital. La desigualdad de los empleados que tienen conocimiento en las TIC y los que no, es un problema al que se han tenido que enfrentar las empresas. Por esto, mediante los procesos de upskilling y reskilling, los trabajadores sentirán que ninguno de ellos se queda atrás en cuanto a las nuevas tecnologías. Además, esto mejorará el employer branding de la compañía.
Upskilling-reskilling-beneficios_INTERIM-GROUP

¿Cómo implementamos estos procesos en nuestra empresa?

Para implementar los procesos de upskilling y reskilling en nuestra empresa, es necesario seguir una serie de pasos:

Analiza

Estudiar y analizar a tus empleados es elemental para saber qué necesidades de formación tienen. Este análisis también te llevará a saber cuáles son los puestos y los empleados que se quedarán obsoletos con sus habilidades, para de esta forma, centrarte en ellos a la hora de impartir formación. Es importante en este punto, que valores la opinión de los empleados. Nada te ayudará más crear un plan de formación eficaz como preguntar a los trabajadores y líderes de equipo sobre las “faltas” que encuentran en sus habilidades. De esta manera, también es más fácil que los empleados vean la formación como una ayuda y no como una obligación.

¿Quieres descubrir cuáles son las necesidades de formación de tus empleados? Descarga nuestra guía totalmente gratuita.

Diseña

Una vez tengas claro las necesidades formativas de tus empleados, es imprescindible diseñar el plan de formación. Este plan de formación ha de contar, entre otras cosas, con el nombre de los trabajadores que van a llevar el proceso de upskilling y reskilling. De esta manera, será más fácil crear el plan de formación personalizado para cada uno de ellos, con los contenidos, objetivos y habilidades a aprender bien claros.

Haz seguimiento

Tras poner en marcha los planes de formación diseñados, es importante hacer un seguimiento de ellos y de los empleados. Controlar que el plan se lleva a cabo correctamente es necesario para, en caso de tener algún fallo, encontrarlo cuanto antes. Esto también nos permitirá reducir los costes.

Estudia los resultados

Estudiar los resultados finales de los procesos de upskilling y reskilling implementados es necesario para determinar el éxito de cada uno de ellos. Poner a prueba a los empleados con los que se han implementado y preguntarles su opinión al respecto es una manera fiable de conocer los resultados.

Conclusión

Los procesos de upskilling y reskilling son imprescindibles en las empresas. Consisten en ofrecer formaciones a los empleados para que mejoren su desempeño en su actual puesto (upskilling) o para que desarrollen nuevos puestos (reskilling). Algunos beneficios que nos ofrecen son la mejora de la imagen de marca, o el aumento del compromiso de los empleados. Por esto, es importante crear un plan de formación de los procesos upskilling y reskilling y una vez finalizado este plan, hacer un estudio de los resultados.

Aprovecha tu crédito de formación bonificada

En INTERIM GROUP | Formación ofrecemos formación bonificable y a medida para empresas. Además nos encargamos de toda la gestión de la bonificación. Consulta con nosotros, estaremos encantados de atenderte: