En la era digital actual, la tecnología se ha convertido en una parte integral de nuestras vidas, transformando la forma en que trabajamos, nos comunicamos y llevamos a cabo nuestras actividades diarias. Aunque los avances tecnológicos han traído numerosos beneficios y oportunidades, también han dado lugar a nuevos desafíos y problemas, entre los cuales se destaca el tecnoestrés.

El tecnoestrés surge en un contexto donde la sobrecarga de información, los cambios tecnológicos rápidos y la presión para estar siempre conectados se han convertido en la norma. Además, la falta de habilidades tecnológicas y la invasión de la tecnología en todos los aspectos de la vida también contribuyen a este malestar. Por ello, reconocer y comprender los síntomas del tecnoestrés es crucial para poder implementar estrategias efectivas que permitan manejarlo y minimizar su impacto.

¿Qué es el tecnoestrés?

El tecnoestrés es un fenómeno que describe el estrés y malestar que experimentan las personas como resultado del uso y la adaptación a las tecnologías digitales. Este término fue acuñado por el psicólogo norteamericano Craig Brod en 1984 y se ha vuelto cada vez más relevante con el rápido avance y la omnipresencia de la tecnología en la vida cotidiana.

Síntomas del tecnoestrés

El tecnoestrés puede manifestarse a través de una variedad de síntomas que afectan tanto el bienestar físico como mental de las personas. Estos síntomas pueden variar en intensidad y frecuencia dependiendo de la exposición a las tecnologías y de la capacidad individual para manejar el estrés. A continuación, se detallan los síntomas más comunes asociados con el tecnoestrés:

Síntomas físicos:

Uno de los principales síntomas es la fatiga visual, ya sea la sensación de pesadez y cansancio en los ojos tras periodos prolongados de uso de pantallas. También, ojos rojos y sensación de picor o ardor debido a la exposición continua a las pantallas. Por otra parte, es posible padecer dolores como dolor de espalda o migrañas, acompañado de náuseas y sensibilidad a la luz. Los síntomas pueden experimentarse con el paso del tiempo, como el insomnio o el cansancio crónico.

Síntomas psicológicos y emocionales

Hay síntomas que no se aprecian a simple vista, como por ejemplo, la ansiedad, que puede manifestarse como una preocupación constante o sentir frustración fácilmente. Por otra parte, la sensación de estar inundado por la cantidad de información y notificaciones, además de la posibilidad de padecer la sensación de incompetencia constante, puede afectar a nuestra autoestima.

Síntomas Cognitivos

Los síntomas más relevantes que interfieren directamente en el trabajo son la distracción frecuente que conlleva una baja eficiencia en las tareas a desarrollar. Por otra parte, puede darse una situación de procrastinación y retrasar tareas importantes o cometer errores frecuentes.

 

Posibles causas del tecnoestrés

El tecnoestrés, como un fenómeno creciente en la era digital, tiene múltiples causas que se derivan tanto del uso intensivo de la tecnología como de la manera en que las personas interactúan con ella. Por ello, comprender estas causas es fundamental para abordar y mitigar sus efectos negativos. A continuación, se desarrollan las principales causas del tecnoestrés:

Sobrecarga de información

La sobrecarga de información ocurre cuando las personas se ven abrumadas por la cantidad de datos y mensajes que reciben a través de diversas plataformas tecnológicas. Este fenómeno se debe a la recepción constante de correos electrónicos, mensajes de texto, y notificaciones.

Expectativas de disponibilidad permanente

La cultura de la disponibilidad constante, donde se espera que los empleados estén siempre accesibles, incluso fuera del horario laboral, es una fuente significativa de tecnoestrés.

Falta de competencia tecnológica

La falta de habilidades tecnológicas adecuadas puede causar frustración y ansiedad, especialmente en entornos laborales que dependen en gran medida de la tecnología. Porque, la falta de formación deja a los empleados sintiéndose inseguros y abrumados por las herramientas tecnológicas

Cambios tecnológicos rápidos y continuos

La velocidad a la que se desarrollan y se implementan nuevas tecnologías puede generar inseguridad y estrés. Como por ejemplo, la necesidad de estar al día con las últimas herramientas y actualizaciones puede ser agotadora y estresante.

    CTA_destacado_guia-gestion-talento_INTERIM-GROUP

    ¿Te cuesta gestionar talento?

    Descarga GRATIS nuestra guía completa sobre Gestión de Talento en la empresa, ¡y conviértete en un líder que inspire a sus equipos!

    ¿Cómo afecta el tecnoestrés en la empresa?

    El tecnoestrés no solo impacta a nivel individual, sino que también tiene significativas repercusiones en el entorno empresarial. La presencia de tecnoestrés entre los empleados puede afectar negativamente diversos aspectos de la organización, desde la productividad y la eficiencia hasta la moral del equipo y la retención de talento. A continuación, se exploran en detalle las diferentes formas en que el tecnoestrés puede influir en la empresa.

    Disminución de la productividad

    El tecnoestrés puede reducir la capacidad de los empleados para concentrarse y completar tareas de manera efectiva. Los síntomas como la fatiga visual, los dolores de cabeza y la ansiedad interfieren con el rendimiento laboral. Además, la distracción constante por notificaciones y la sobrecarga de información también dificultan la focalización en tareas importantes, llevando a una disminución general de la productividad.

    Aumento del absentismo laboral

    Los problemas de salud física y mental asociados con el tecnoestrés, como el insomnio, la depresión, pueden aumentar el absentismo laboral. Es decir, los empleados pueden necesitar tomar tiempo libre para recuperarse de los efectos del tecnoestrés, lo que afecta la continuidad del trabajo y puede aumentar la carga de trabajo de otros miembros del equipo.

    Reducción de la moral y la satisfacción laboral

    El tecnoestrés puede llevar a una disminución de la moral y la satisfacción laboral entre los empleados. Sentimientos de agobio, frustración e irritabilidad pueden crear un ambiente de trabajo negativo. Ya que, la percepción de una carga de trabajo excesiva y la falta de apoyo adecuado para manejar las demandas tecnológicas pueden disminuir la motivación y el compromiso de los empleados con la empresa.

    Problemas de comunicación y colaboración

    El tecnoestrés puede interferir con la comunicación y la colaboración dentro de la empresa. La irritabilidad y el estrés pueden llevar a malentendidos y conflictos entre los empleados. Además, la sobrecarga de información y las interrupciones constantes pueden dificultar la coordinación efectiva de las tareas y proyectos, afectando la cohesión del equipo.

    Dificultades en la adopción de nuevas tecnologías

    La resistencia al cambio y la tecnofobia son manifestaciones comunes del tecnoestrés que pueden dificultar la adopción de nuevas tecnologías en la empresa. Los empleados que experimentan ansiedad o miedo hacia la tecnología pueden ser reacios a utilizar nuevas herramientas, lo que puede ralentizar la implementación de innovaciones tecnológicas y afectar la competitividad de la empresa.

    Impacto en la retención de talento

    El tecnoestrés puede contribuir a la rotación de personal. Porque, los empleados que se sienten constantemente abrumados y estresados por las demandas tecnológicas pueden buscar empleo en otras empresas que ofrezcan un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal y un ambiente de trabajo más saludable.

    ¿Cómo evitar la fuga de talento?

    Descarga GRATIS el e-book sobre La Gran Renuncia en el que te contamos 7 estrategias clave para impedirlo. ¡Toma nota!

    5 estrategias efectivas para combatir el tecnoestrés en tus equipos

    Para combatir el tecnoestrés en los equipos de trabajo, es crucial implementar estrategias que aborden tanto la gestión del estrés como la mejora del entorno laboral. Aquí, desarrollamos cinco estrategias efectivas que pueden ayudar a reducir el tecnoestrés y mejorar el bienestar de los empleados:

    Capacitación y formación continua

    Proporcionar capacitación y formación continua en el uso de tecnologías y herramientas digitales es fundamental para reducir el tecnoestrés. Así, los empleados que se sienten competentes y seguros en el uso de la tecnología son menos propensos a experimentar ansiedad y frustración.

    • Talleres y cursos: Organizar talleres y cursos regulares sobre nuevas tecnologías y actualizaciones de software. Asegurarse de que estos recursos sean accesibles y estén diseñados para diferentes niveles de habilidad.
    • Soporte técnico: Establecer un equipo de soporte técnico accesible que pueda asistir a los empleados con problemas tecnológicos en tiempo real, reduciendo la ansiedad asociada con la resolución de problemas.

    Gestión de la carga de trabajo y las expectativas

    Una gestión adecuada de la carga de trabajo y las expectativas es crucial para evitar la sobrecarga de información y el estrés asociado.

    • Evaluación regular de la carga de trabajo: Realizar evaluaciones periódicas para asegurar que la carga de trabajo de los empleados sea manejable. Además, ajustar tareas y proyectos según sea necesario para evitar la sobrecarga.
    • Claridad en las expectativas: Establecer expectativas claras y realistas sobre el uso de la tecnología y los tiempos de respuesta. Así, asegurarse de que los empleados comprendan sus prioridades y tengan un plan de acción claro.

    Políticas de desconexión y bienestar digital

    Promover el bienestar digital y establecer políticas de desconexión puede ayudar a los empleados a gestionar su uso de la tecnología y reducir el tecnoestrés.

    • Horarios flexibles: Ofrecer horarios flexibles que permitan a los empleados gestionar su tiempo de manera que puedan desconectarse y descansar adecuadamente.
    • Tiempo de desconexión obligatorio: Establecer periodos obligatorios de desconexión durante el día laboral, como pausas regulares lejos de las pantallas y el fomento de prácticas como caminar o estirarse.

    Fomento de un ambiente de trabajo saludable

    Crear un entorno de trabajo que promueva la salud física y mental es esencial para reducir el tecnoestrés.

    • Ergonomía en el lugar de trabajo: Asegurarse de que los espacios de trabajo estén diseñados ergonómicamente para reducir el riesgo de problemas músculo-esqueléticos. Como por ejemplo, proporcionar sillas, escritorios y equipos adecuados.
    • Programas de bienestar: Implementar programas de bienestar que incluyan actividades físicas, sesiones de meditación y talleres de manejo del estrés. Ofrecer recursos y acceso a actividades que promuevan la relajación y el bienestar.

    Apoyo psicológico y recursos de salud mental

    Proveer apoyo psicológico y recursos de salud mental es vital para ayudar a los empleados a manejar el estrés y la ansiedad relacionados con la tecnología.

    • Talleres de salud mental: Organizar talleres y sesiones informativas sobre el manejo del estrés, la ansiedad y otras cuestiones relacionadas con la salud mental. Fomentar la participación y crear conciencia sobre la importancia de la salud mental.
    • Promoción del equilibrio entre vida laboral y personal: Apoyar y promover prácticas que ayuden a los empleados a mantener un equilibrio saludable entre su vida laboral y personal. Por ejemplo, incentivar actividades fuera del trabajo que ayuden a desconectar y relajarse.
    tecnoestrés-estrategias-INTERIM_GROUP

    Conclusión sobre el tecnoestrés

    El tecnoestrés es un fenómeno complejo y multifacético que ha surgido con la creciente dependencia de la tecnología en nuestra vida diaria y profesional. Sus causas y síntomas son variados y por ello, para combatir el tecnoestrés en los equipos de trabajo, es crucial implementar estrategias efectivas. Abordar el tecnoestrés de manera proactiva es esencial para mantener el bienestar de los empleados y la eficiencia organizacional. Al implementar estrategias que reduzcan el estrés relacionado con la tecnología y promuevan prácticas laborales saludables, las empresas pueden enfrentar de manera efectiva los desafíos del tecnoestrés y construir equipos más resilientes y comprometidos.

    ¿Necesitas medir y mejorar el Engagement de tus equipos?

    Desde INTERIM GROUP podemos ayudarte a implantar un innovador sistema digital para medir y mejorar el compromiso de tus empleados.

    Pide una cita con nosotros, estaremos encantados de atenderte.