Cuando una empresa necesita que sus trabajadores completen o desarrollen ciertos conocimientos o habilidades para mejorar su desempeño laboral, la mejor solución será optar por la formación bonificada. Se trata de una modalidad desconocida por muchas de las empresas españolas, ya que solo el 27,4% hace uso de ella.

Según los datos recogidos en el Balance de resultados de la formación 2020 realizado por FUNDAE: “En la formación programada por las empresas, más de 3,8 millones de participantes han realizado formación bonificada”.

El resultado de optar por formar a los equipos es siempre es favorable. Tanto para el trabajador como para la empresa. La formación es, sin duda, la llave que abre la puerta de la productividad y el éxito en las compañías.

¿Qué es la formación bonificada para empresas?

La formación bonificada para empresas es posible gracias a las cotizaciones de la Seguridad Social. Tanto trabajadores como empresas destinan un porcentaje de su cotización en concepto de formación. A raíz de ello, cuando se imparte un curso, su coste se descontará del pago mensual de los seguros sociales.

Toda empresa dispone de un crédito anual que puede invertir en cursos bonificados para trabajadores. Si el proceso se lleva a cabo de manera correcta, la formación puede llegar a suponer un coste 0 para la empresa. Una oportunidad única para apostar por el desarrollo profesional de tus equipos y demostrar interés de la empresa por el bienestar laboral del empleado.

¿Cómo funciona y se accede a la formación bonificada?

FUNDAE (Fundación Estatal para la Formación de Empleo, antes fundación Tripartita) es la entidad encargada del impulso y coordinación de la misma. Junto al Servicio Público de Empleo (SEPE), gestiona fondos públicos para ayudar a las empresas a formar a sus empleados. Al mismo tiempo se encarga de facilitar el acceso gratuito a la oferta formativa.

La gestión con dicha institución puede organizarla la empresa por sí misma. O, también, confiar en un proveedor de Recursos Humanos externo. Este le ayudará a desarrollar su Plan de Formación concreto y adaptado a cada empresa. 

En el caso de la formación bonificada, no se recibe una subvención previa por parte del Estado. En un principio, la empresa paga el coste de la formación. Pero, posteriormente, una parte o la totalidad es subvencionada a través de las cotizaciones a la Seguridad Social.

La temática de los cursos y las acciones formativas a poner en marcha, se deciden en base a las necesidades generales de la empresa. Y es la empresa quién decide qué tipo de formación ofrecer a sus trabajadores y quién se encargará de impartirla. A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber sobre formación para empresas bonificada.

¿Quién puede beneficiarse de la formación bonificada?

Los cursos bonificados para trabajadores están disponibles para todas las empresas. La formación está destinada a los trabajadores que están dentro del Régimen General de la Seguridad Social, independientemente del tamaño de la empresa.

Éstas disponen de un crédito anual para invertir en formación orientada a mejorar las habilidades y conocimientos de sus trabajadores. El crédito será mayor o menor  en función del número de trabajadores y la cotización del año anterior. Pero, siempre, como mínimo de 420€ al año. ¡Sigue leyendo! A lo largo de este artículo te explicaremos cómo calcular esta cantidad.

Modalidades y niveles de formación

La formación bonificada para empresas puede clasificarse según su modalidad o nivel de dificultad de los conocimientos impartidos. Estas son características a tener en cuenta y que condicionarán el coste por trabajador en relación a su formación. 

Las modalidades de la formación bonificada:

¿Se puede bonificar cualquier tipo o modalidad de formación? Tanto la formación presencial, como la online o la mixta, pueden ser bonificadas. Cualquiera de estos tipos de formación puede beneficiarse de las ventajas de dicha bonificación, siempre y cuando se cumplan los requisitos detallados anteriormente.

La formación online bonificada para empresas debe realizarse a través de una plataforma online que permita que el alumno interactúe con los profesores y tutores. Será necesaria la asistencia tutorial y los controles de aprendizaje. Así como un tiempo mínimo de conexión y pruebas de evaluación para realizar un correcto seguimiento del proceso formativo.

¿Quieres saber más detalles sobre el E-learning?

Consulta todo sobre formación online para empresas en nuestro artículo “E-learning para empresas: todo lo que necesitas saber

Los niveles de la formación bonificada:

Básico

Conocimientos o competencias genéricas, básicas para el desempeño de ciertas tareas o que contribuyan al desarrollo profesional del empleado, a nivel general. Por ejemplo, la formación en idiomas o informática básica.

Medio/Superior

Se trata de un tipo de formación más especializada. Suele estar relacionada con materias de programación o vinculadas a conocimientos necesarios para puestos directivos. Por ejemplo, un curso en dirección de ventas.

Ejemplos de acciones formativas bonificables

Las opciones a la hora de elegir las acciones formativas que podríamos ofrecer a nuestros empleados y, además, bonificar, son múltiples. Aquí te dejamos algunos ejemplos, a modo de inspiración, que puedes incluir en tu Plan de Formación empresarial:

formacion-bonificada-que-es-ejemplos_INTERIM_GROUP

Conclusión

La formación bonificada es una herramienta que, por desconocimiento, muchas empresas no utilizan. Pero, cada año incrementa el número de participantes que se benefician de ella. Además, toda empresa, independientemente del tamaño, tiene derecho a optar a este tipo de formación y disfrutar de todas sus ventajas. Porque toda compañía dispone de un crédito anual destinado a la formación empresarial. 

¿Quieres saber cuáles son los pasos a seguir para impartir formación bonificada en tu compañía?

Descubre todos los detalles en nuestro artículo “Requisitos y pasos para acceder a Formación Bonificada para empresas

En definitiva, existen dos opciones para las empresas. Por un lado, pueden ser ellas mismas quienes gestionen la bonificación a través de FUNDAE. O, por otro lado, pueden contratar a una empresa externa para que lo haga. Gracias a nuestra experiencia en Formación para empresas, desde INTERIM GROUP podemos ayudarte a trazar el plan formativo que tus equipos necesitan. Y, si lo necesitas, también podemos encargarnos de la gestión de la bonificación a través de FUNDAE. 

Aprovecha tu crédito de formación bonificada

En INTERIM GROUP | Formación ofrecemos formación bonificable y a medida para empresas. Además nos encargamos de toda la gestión de la bonificación. Consulta con nosotros, estaremos encantados de atenderte:

¿Aún tienes dudas sobre Formación para empresas? Resolvemos las dudas más comunes sobre este servicio y te ofrecemos recursos que podrás descargar gratuitamente, en:

Pin It on Pinterest

Share This