¿Qué es la formación bonificada y cómo funciona?

Cuando una empresa necesita que sus trabajadores completen o desarrollen ciertos conocimientos o habilidades para mejorar su desempeño laboral, la solución será optar por la formación bonificada. Modalidad desconocida por muchas de las empresas españolas, ya que solo el 27,4% de ellas la utiliza.

Según el Informe Anual de Fundae  sobre Formación en las empresas de 2018 “el pasado 2018 en España solo se utilizó el 64,8% de los más de 800 millones de crédito que se tenía para formación bonificada. En concreto, las empresas españolas gastaron 536,6 millones de euros en formación”.

La formación bonificada para empresas es posible gracias a bonificaciones en las cotizaciones de la Seguridad Social. Tanto trabajadores como empresas destinan un porcentaje de su cotización en concepto de formación: cuando se imparte un curso, el coste de éste se descontará del pago mensual de los seguros sociales.

Toda empresa dispone de un crédito anual a invertir en cursos bonificados para trabajadores que, si se hace de la manera correcta, pueden suponer un coste 0 para la empresa.

Pero, ¿cómo se accede o se gestiona esta formación? FUNDAE (Fundación Estatal para la Formación de Empleo, antes fundación Tripartita) es la entidad encargada del impulso y coordinación de la misma. Junto al Servicio Público de Empleo (SEPE), gestiona fondos públicos para ayudar a las empresas a formar a sus empleados al mismo tiempo que facilita su acceso gratuito a la oferta formativa. La gestión con dicha institución puede organizarla la empresa por sí misma, o confiar en una entidad externa para hacerlo.

Si quieres conocer más acerca de la formación para empresas bonificada, presta atención a este artículo.

Diferencia entre formación bonificada y subvencionada

Como mencionamos en nuestro artículo ¿Por qué incluir formación en la empresa? existen diferentes maneras de acceder a la formación para trabajadores: bonificada o subvencionada.

> La formación subvencionada

Pagada al 100% por el Estado, y está organizada por organizaciones sindicales o patronales, asociaciones de economía social y centros privados habilitados por la administración.

> La formación bonificada o programada

No es una subvención por parte del Estado, ya que la empresa paga la formación y, posteriormente se bonifica del coste (total o parcialmente) a través de las cotizaciones a la Seguridad Social. La temática de los cursos bonificados se deciden en base a las necesidades generales de la empresa. Por lo que, es ésta quién decide que tipo de formación impartir a sus trabajadores y contratar a quién le parezca oportuno para hacerlo.

Formación bonificada

¿Quién puede beneficiarse de formación bonificada?

Los cursos bonificados para trabajadores están disponibles para todas las empresas, independientemente de su tamaño. Éstas disponen de un crédito anual para invertir en formación, que será mayor o menor (como mínimo de 420€ al año) en función del número de trabajadores y la cotización del año anterior. A lo largo del artículo explicaremos cómo calcular ésta cantidad.

La formación bonificada está destinada a los trabajadores que están dentro del Régimen General de la Seguridad Social, por lo que autónomos, funcionarios y trabajadores de la Administración Pública quedan excluidos. Los desempleados tampoco pueden acceder a este tipo de formación, a no ser que sean:

  • Empleados con contratos fijos-discontinuos, que podrán beneficiarse de la formación tanto en los períodos  de actividad como de inactividad.
  • Trabajadores que tras comenzar el curso entren posteriormente en situación de desempleo.
  • Afectados por medidas temporales de suspensión de empleo. 

Cuando una empresa escoge formación para sus trabajadores, deberá decidir también quién impartirá las lecciones. Los cursos de formación bonificada pueden ser impartidos por:

Formación bonificada

Modalidades y niveles de formación

La formación bonificada para empresas puede dividirse según modalidad o nivel de dificultad de los conocimientos impartidos, lo que condicionará el coste por trabajador en relación a su formación. Más abajo explicamos como calcularlo.

¿Toda modalidad de formación puede estar bonificada? Son la formación presencial, la online o la mixta las que pueden beneficiarse de sus ventajas.

La formación online bonificada debe realizarse a través de un campus o plataforma online que permita que el alumno interactúe con los profesores y tutores. Necesitará asistencia tutorial, controles de aprendizaje, mínimo de tiempo de conexión y mínimo de pruebas de evaluación realizada, para poder realizar un correcto seguimiento del proceso formativo. Consulta todo sobre formación online para empresas en nuestro artículo “E-learning para empresas”.

Formación bonificada

>Los niveles de la formación bonificada:

  • Básico: Conocimientos o competencias genéricas, básicas para el desempeño de ciertas tareas o, simplemente por mero conocimiento. Por ejemplo, la formación en idiomas o informática básica.

 

  • Medio/Superior: Formación más especializada. Suele estar relacionada con materias de programación o vinculadas a conocimientos necesarios para puestos directivos. Por ejemplo, un curso en dirección de ventas.

Requisitos para optar a formación bonificada

  • La duración mínima del curso impartido debe se de al menos dos horas. Si el curso se desarrolla en una sola jornada, no podrá exceder las 8h de duración.
  • El número máximo de alumnos para que una formación sea bonificada es de 30 alumnos en la modalidad presencial, y 80 por tutor en la online. Cuando la empresa notifica la formación a FUNDAE, debe anotar previamente el número de trabajadores que va a desempeñar el curso.
  • Para ser bonificada, la formación debe impartirse dentro del horario laboral.
  • El contenido de la formación debe de estar relacionado con la actividad de la empresa o con el puesto que desempeña el trabajador que opta a la formación.
  • Debe notificarse a FUNDAE, al menos 7 días antes, qué formación se va a impartir. Así como el lugar, día y horas donde va a desarrollarse. 
  • El curso debe ser totalmente gratuito para los trabajadores, la empresa no puede cobrarles.
  • No podrán ser bonificadas acciones informativas o divulgativas (jornadas, congresos, seminarios, etc.).
  • La empresa debe asumir, dependiendo de su tamaño, un porcentaje de la financiación. Se trata de la cofinanciación privada.

¿Qué es la cofinanciación privada y cómo se calcula?

La cofinanciación privada se trata de la diferencia entre el coste total de la formación para la empresa (costes directos, indirectos, de organización y costes salariales) y la cantidad bonificada.

La empresa debe aportar parte de sus recursos propios para la formación. Esta aportación dependerá del número de trabajadores, quedando exentas aquellas que cuenten con menos de 5. Éstos son los porcentajes a aplicar:

Formación bonificada

Si la empresa no cumple con la cofinanciación privada, el crédito de bonificación anual puede perderse. Hay varias maneras de hacerlo:

Opción 1: La empresa organiza el curso durante la jornada laboral de los participantes. 

Los costes salariales para la empresa derivados de que un empleado no trabaje durante su jornada laboral no pueden ser bonificados, pero si pueden computarse como parte de la cofinanciación privada.

Opción 2: La empresa organiza un curso y no lo bonifica.

Acumulando este importe como cofinanciación para los próximos cursos. Es la opción más utilizada por empresas que imparten más formación que los créditos que posee.

Opción 3: La empresa organiza un curso cuyo coste supera al máximo bonificable.

La diferencia será considerada cofinanciación.

Opción 4: La empresa paga una parte del coste del curso en concepto de cofinanciación privada.

Aunque la empresa no alcance el importe máximo bonificable, la empresa puede decidir no financiar el 100% de la formación para destinar parte de ésta a la cofinanciación.

Pasos a seguir para conseguir formación bonificada

FUNDAE establece el siguiente procedimiento (más detalles en su página):

Paso 1: Calcular el crédito de formación disponible

La cantidad de formación bonificada se puede calcular de manera automática a través del simulador de FUNDAE. Si no, ésta es la fórmula para calcularlo de manera manual:

Formación bonificada

El crédito disponible para la formación resultará de multiplicar la cuantía ingresada el año anterior en concepto de cuota de formación x 0,7 (tasa fijada por la administración). Al resultado se le aplicará un porcentaje según el tamaño de la empresa. El crédito final de formación se verá afectado por el coste máximo bonificable y la cofinanciación privada.

Para las empresas con una plantilla entre 1 y 5 trabajadores, tendrán un crédito de bonificación fijo de 450€ anuales. Además, las empresas de menos de 50 empleados pueden acumular el crédito anual que no hayan gastado para los siguientes dos años.

Toda empresa dispone de un crédito adicional para bonificar el tiempo otorgado a sus trabajadores para realizar un Permiso Individual de Formación (PIF).

> ¿Es posible bonificarse el 100% de cada acción formativa?

Dependerá del coste máximo bonificable, que no podrá superar el crédito formativo anual disponible. Por lo que, la cantidad máxima a bonificar de una formación será el menor importe entre:

1. El coste total del curso: Suma de los Costes Directos o específicos de impartición de la formación, Costes Indirectos, Costes de Organización y Coste de Personal o costes salariales).

2. Crédito de formación disponible

3. Máximo importe bonificable: Según módulos económicos en función de la modalidad formativa y su nivel. La fórmula para calcularlo:

Máximo importe bonificable =

Horas de la formación x nº de alumnos x Coste por hora

 

Formación bonificada
  • CASO PRÁCTICO:

Una empresa de 150 trabajadores, dispone de 5.000€ de crédito formativo y realiza un curso presencial de nivel superior de 30 horas para 12 alumnos, la factura del curso es de 3.800€,

¿Cuanto se podría bonificar?

El máximo a bonificar será el menor entre:

  1. Crédito Formativo : 5.000€
  2. Factura del curso: 3.800€
  3. Máximo bonificable según módulos económicos: 30 horas x 12 alumnos x 13€/hora = 4.680€

Por lo que, de esta formación la empresa podrá bonificarse como máximo de 3.800€.

Paso 2: Alta en la aplicación de FUNDAE

Para que FUNDAE comience con el proceso de bonificación, la empresa interesada deberá darse de alta en la aplicación de la Fundación Estatal para la Formación de Empleo. Para ello, será necesario un Certificado Digital de Representante.

Paso 3:Informar a la Representación Legal de los trabajadores (RLT)

Es obligatorio informar al menos 15 días previos a comenzar la formación sobre:

  • Denominación, objetivos y descripción de las acciones formativas.
  • Número de trabajadores que van a participar en la formación.
  • Calendario previsto.
  • Medios que van a ser utilizados.
  • Los criterios que se han seguido para escoger a los trabajadores que realizarán la formación.
  • Lugar donde se llevará a cabo.
  • Balance de la formación impartida durante el ejercicio anterior

Al recibir la información, la RLT tendrá un plazo de 15 días para comunicar si la formación se puede o no llevar a cabo de forma bonificada. En caso de que no salga adelante, la empresa contará con 15 días más para intentar resolver las incidencias por las que se le ha denegado la formación.

Paso 4: Comunicar el inicio del curso

Para comunicar el inicio del curso, éste debe de estar previamente dado de alta en la aplicación de FUNDAE (definiendo la modalidad, duración, objetivos y contenidos). Después de hacerlo, será necesario comunicar la fecha de inicio.

Paso 5: Realizar la formación

Realización de los cursos bonificados para trabajadores. En el caso de que la formación sea presencial, deberá rellenarse el Modelo de Control de Asistencia.

Al finalizar la formación, cada participante deberá cumplimentar el Cuestionario de avaluación del curso.

Paso 6: Comunicar la financiación del curso 

El paso a bonificar la formación será comunicar a FUNDAE que el curso ha sido finalizado. Informando de:

 

  • Listado con los trabajadores que hayan superado la formación (realizando más del 75% del curso).
  • Los costes totales de la formación: Costes directos  (retribución de los formadores, equipos y plataformas utilizadas, aulas, transporte, etc) + indirectos (luz, agua, mensajería, limpieza, etc.). A demás de los costes de organización.
  • La cantidad y el mes en el se aplicará la bonificación.  

“Todos los gastos, así como las bonificaciones que se apliquen, deben quedar identificados en cuenta separada o epígrafe específico de la contabilidad bajo la denominación formación profesional para el empleo”. FUNDAE

Paso 7: Bonificar la formación

Tras finalizar la formación, la empresa podrá empezar con la gestión de la bonificación.

La empresa pagará el 100% de la factura de la formación impartida, importe que se deducirá (total o parcialmente) de las cotizaciones a la Seguridad Social en materia de Seguros Sociales.

Los boletines de cotización a la Seguridad Social se presentan a mes vencido, por lo que la bonificación podrá deducirse en el boletín del mes siguiente a la finalización de la formación. Como plazo máximo en el boletín de diciembre del año en curso.

Consulta la guía de FUNDAE para la aplicación de las bonificaciones por formación.

Paso 8: Consultar el resultado

Tras finalizar el ejercicio contable, FUNDAE comprobará las bonificaciones para asegurar que todo esté en regla y se haya desarrollado el proceso de bonificación respetando todos los requisitos anteriores.

Toda la documentación realizada para el desarrollo de la formación deberá conservarse durante los próximos 4 años.

Formación bonificada

Conclusiones

La formación bonificada es una herramienta que, por desconocimiento, muchas empresas no utilizan. Pero, cada año incrementa el número de participantes que se benefician de formación bonificada.

Formación bonificada

A lo largo del artículo hemos explicado que toda empresa, independientemente de su tamaño, podrá beneficiarse de formación bonificada.

Según el Informe Anual de formación para empresas de FUNDAE, “las microempresas de 1 a 5 trabajadores es el segmento que más crédito en formación consumió durante el año 2018 (alrededor de un 80%). En cuanto a los sectores que mayor consumo han hecho, el hostelero se encuentra a la cabeza con un 67,5% del crédito consumido”. 

Formación bonificada

La formación bonificada permitirá a la empresa ahorrar en costes a la vez que logra un equipo motivado y cualificado. Ayudará a las empresas a retener el mejor talento en la organización y a conseguir ventaja en un mercado de alta competitividad y en constante cambio. Consulta más ventajas que puede aportar la formación para tu empresa en nuestro artículo “6 ventajas de la formación para empresas”.

Las empresas pueden gestionar con FUNDAE la formación bonificada por ellas mismas o contratar a una empresa externa para que lo haga. Así como de la selección, gestión e implantación de los cursos formativos.

¿No tienes tiempo o no sabes como bonificar la formación de tu empresa? Desde INTERIM GROUP FORMACIÓN podemos ayudarte: ofrecemos diseño de planes formativos a medida, gestión completa de la bonificación a través de FUNDAE, selección de los mejores cursos y profesionales, implantación de la formación, y su posterior evolución.

¿Cómo acceder a Formación Bonificada para empresas?

Desde INTERIM GROUP contamos con una división especializada en formación para empresas. Pide una consulta gratuita, estaremos encantados de atenderte.