Resolver conflictos laborales es una responsabilidad que suele recaer, principalmente, sobre los mandos intermedios de las organizaciones. Esto es debido a que están más cerca de los equipos de trabajo. Además, sus equipos suelen ser los que más tiempo pasan juntos, en el mismo lugar, durante la jornada de trabajo. La formación para empresas puede ayudarles.

Los conflictos laborales se desencadenan por múltiples causas. Estas derivan de condicionantes tanto individuales, como de contexto empresarial. Es importante que las organizaciones tomen conciencia de que resolver conflictos en el entorno laboral es clave para: mantener la productividad, el clima laboral, la felicidad en el trabajo y la atracción de talento.

Según el último informe de Employer Branding de Randstad: un 47% de los candidatos españoles prefiere buscar trabajo en empresas que destaquen por ofrecer un ambiente de trabajo agradable; y un 41% considera que tener un buen clima laboral es una buena razón para permanecer en una empresa.

En este artículo hablaremos de prevenir, detectar y resolver conflictos laborales, mediante un recurso altamente valorado por los empleados y rentable para las organizaciones: LA FORMACIÓN PARA EMPRESAS.

¿Cuál es la relación entre resolver conflictos y la formación para empresas?

Resolver conflictos laborales es el proceso a través del cual detectamos, analizamos, negociamos y finalizamos un problema entre trabajadores de una organización. Para ello, es imprescindible conocer las técnicas y desarrollar las habilidades que garanticen el éxito del proceso.

Gracias a la formación para empresas, ya sea formación online o presencial, podemos dar a conocer y fortalecer dichas técnicas y habilidades. De esta manera alcanzaremos la excelencia en la resolución de conflictos laborales.

El objetivo es claro: convertir nuestra organización en un lugar con un clima laboral excelente y de reforzar los espacios seguros para las diferencias de opinión y necesidades.

Según Brett Hart, doctor en psicología y autor de “Conflict in the Workplace”: “Comprender cómo surge el conflicto en el trabajo puede ser muy útil para anticipar situaciones que pueden volverse turbulentas.

Por tanto, conseguir nuestro objetivo, primero debemos conocer los tipos de problemas entre empleados y los condicionantes que pueden promover un ecosistema problemático. Después podremos elegir qué tipo de formación es adecuada para nosotros y elegir las acciones formativas a realizar en nuestra organización.

Cómo resolver conflictos laborales a través de la formación.

1. Prevenir las causas de los problemas laborales

Si nos basamos en el estudio Conflict in the Workplace  podemos deducir que hay 7 causas principales que generan los conflictos laborales:

1. Diferencias de valores vitales 

2. Diferencias de estilo de trabajo

3. Conflicto de dependencias entre tareas 

4. Conflicto de presión sobre la entrega del trabajo

5. Diferencias de objetivos

6. Conflicto de Roles de responsabilidad

7. Conflicto de reparto / uso de Recursos 

8. Política de empresa impredecible

Gracias a nuestra experiencia en el campo de los RRHH y la formación en empresas, hemos entendido que esas 8 causas pueden agruparse en 2 tipologías diferentes: Las derivadas de las diferentes personalidades, actitudes y reacciones personales (de la 1 a la 4); Y las derivadas de los condicionantes propios de la organización (de la 5 a la 8).

Causas de los conflictos Laborales - INTERIM GROUP

> Formar para prevenir conflictos por diferencias personales

Las causas derivadas de las diferencias personales entre empleados pueden generar rumores y malos entendidos por: diferencias en los valores vitales de los empleados, desacuerdos a la hora de realizar tareas conjuntamente, discusiones por alta carga de trabajo… entre otros conflictos.

Para prevenir este tipo de causas, podemos formar a nuestros empleados y jefes de equipo para que  mejoren ciertas habilidades clave:

LA EMPATÍA Y LA ASERTIVIDAD

Según la Psicóloga Beatriz de Vicente Jiménez en Asertividad y Empatía: ASERTIVIDAD + EMPATÍA = COMUNICACIÓN: “Si unimos ambos ingredientes, cada uno con sus implicaciones emocionales, personales y sociales, se puede llegar a conseguir un modelo perfecto de comunicación con los demás. La base de este modelo es muy sencilla, uno de los pilares se asienta en la sinceridad y claridad de la asertividad respecto a sus propias necesidades, y el segundo pilar fundamental, recae en la comprensión y ayuda de la empatía respecto a la escucha activa a los demás.

Formar en habilidades como la empatía y la asertividad puede ayudar a nuestros equipos a comunicarse mejor y a llegar a entendimiento, sin generar conflicto. Por tanto, serán más productivos y rápidos en sus procesos y tareas.

LA GESTIÓN DEL ESTRÉS

En el Blog de PrevenControl nos apuntan que el estrés laboral es: “una respuesta fisiológica, psicológica y de comportamiento de un individuo que intenta adaptarse y ajustarse a presiones internas y externas”

Algunos conflictos pueden desatarse porque varias personas tengan una presión creciente en su día a día. Formar a nuestros equipos y mandos intermedios en la gestión del estrés en el trabajo puede ayudarnos a prevenir situaciones de extrema ansiedad o burn-out. Si tus empleados aprenden a manejar el estrés laboral, aumentará su bienestar psicológico y su productividad.

> Formar para prevenir conflictos por condiciones propias de la empresa

Las causas derivadas de las condiciones de la organización pueden generar problemas de: coordinación entre mandos intermedios y superiores, intrusismo mal entendido entre empleados, conflicto por el reparto desigual de recursos o discusiones por ausencia de políticas claras en la empresa… entre otros conflictos.

Para prevenir este tipo de causas podemos incluir en nuestro plan de formación de mandos altos e intermedios en ciertas habilidades que transformen desde dentro las condiciones de nuestra organización:

> COMUNICACIÓN CORPORATIVA DESDE TUS MANDOS INTERMEDIOS

Cada organización debe tener una identidad corporativa clara y sólida. Dónde exprese su misión, visión y valores. Esa identidad ha de ser comunicada a todos los empleados para afianzar el sentido de pertenencia. Esto es lo que llama el Employer Branding.

Los mandos intermedios deben empaparse de la identidad empresarial para transmitirla a sus equipos. Así, mantendrán su motivación, mejorará la transparencia en el reparto de recursos y habrá una base normativa común que evite conflictos.

“La imagen de la marca empleadora no debe centrase solo en la fachada, sino que la honestidad y la transparencia han de ser pilares para la empresa y para los que la forman.” Según IEBS

> DEFINICIÓN DE ROLES DESDE TU DPTO. DE RRHH

En equipos multidisciplinares puede ocurrir que, en el transcurso del día a día, se hayan difuminado las responsabilidades de cada uno. Como consecuencia, quedan tareas sin resolver o hay tareas duplicadas, con la consiguiente pérdida de tiempo.

Tener roles definidos y claros en tus equipos ayuda a prevenir conflictos en la asunción de responsabilidades y a evitar conflictos. Si tu departamento de RRHH define de manera específica los roles de trabajo y las funciones de cada puesto obtendrás equipos: más cohesionados, más respetuosos con las tareas del otro y con un foco claro de atención.

Según BIZNEO: “Conocer los roles en un grupo de trabajo a la hora de formarlo, analizarlo o identificar carencias es fundamental para lograr un equilibrio que favorezca las dinámicas laborales.”

2. Formar para detectar conflictos laborales

Si bien, la prevención de los conflictos laborales es una buena manera de adelantarnos a ellos, si al final terminan por suceder, debemos saber detectarlos antes de que deriven en problemas más graves. Para ello, debemos conocer los tipos de conflictos que existen y cargarnos de herramientas para su detección y análisis.

tipos de conflicto laboral - interim group
> INTELIGENCIA EMOCIONAL Y ESCUCHA ACTIVA

La inteligencia emocional dará a nuestros mandos intermedios herramientas para entender los estados emocionales de las personas de su equipo y saber llegar a ellos. De esta manera, podrán detectar si alguien tiene algún problema con otra persona o si tiene algún conflicto interno con alguna tarea que se le haya asignado. De igual manera, podrá comunicarse mejor con su equipo, transmitir los objetivos comunes y mantener a todas las personas unidas.

La escucha activa les hará ser más conscientes del mensaje que se les transmite por parte de sus empleados. Además, reconocerán con rapidez los problemas que pueden tener los miembros de su equipo y estarán más preparados para resolverlos.

3. Formar para resolver problemas laborales

Formar a nuestros encargados en la resolución de conflictos en Técnicas de Resolución de conflictos ayudará a que puedan enfrentarse a este proceso con herramientas adecuadas para conseguir el éxito. Y no solo eso, también conseguirán convertir una situación a priori “mala” en una situación a la que sacarle partido.

Técnicas de resolución de conflictos:

> Mediación: la empresa asigna un responsable para intervenir entre las dos partes del conflicto de manera imparcial, para conseguir un entorno de diálogo y reflexión entre las mismas.

> Facilitación: la empresa no interviene más allá de proponer un pacto entre las dos partes. Este pacto se realiza de manera voluntaria entre ellas gracias al marco de conciliación propuesto por la empresa.

> Arbitraje: se utiliza en conflictos severos donde la empresa directamente escucha a las partes en sus puntos de vista y solicitudes y decide qué hacer intentando contentar a ambas partes, pero teniendo en cuenta qué es lo mejor para el negocio.

*Toda la formación en habilidades para resolver conflictos laborales es susceptible de ser formación bonificada a través de FUNDAE. Descubre más en nuestro artículo: Formación bonificada para empresas: qué es y cómo acceder a ella.

Reflexión final

Cómo-resolver-conflictos-laborales

La formación para empresas es una herramienta clave de las organizaciones para resolver conflictos laborales. Y no solo para resolverlos, también para detectarlos y para prevenirlos en primera instancia. De esta manera, nos ahorramos situaciones incómodas e innecesarias.

Además, si aplicamos la formación de manera adecuada, podremos incluso sacarle provecho a esas situaciones, en principio desfavorables, para mejorar y potenciar aspectos esenciales de nuestra empresa. Esto es, que nuestro plan de formación sea rentable para nuestra organización mejorando: el clima laboral, la imagen corporativa, el reconocimiento de objetivos y el sentimiento de pertenencia.

¿Quieres saber más sobre cómo resolver conflictos a través de la formación?

INTERIM GROUP cuenta con un departamento experto en formación para empresas que se encarga de construir planes y acciones formativas a medida..

Si has detectado conflictos en tu empresa derivados de diferencias personales o de condicionantes de la política interna, pide una consulta gratuita con nosotros y te orientaremos sobre cómo la formación puede ayudarte.

Contacta con nosotros

Te orientaremos para conseguir una solución a los conflitos de tu organización, a través de la formación.